vivenio mahou-calderónTerrenos de la Operación Mahou-Calderón, en Madrid.

La socimi Vivenio cerró este miércoles la compra al Atlético de Madrid de la última parcela que el equipo aún poseía en los terrenos del proyecto Nuevo Mahou- Vicente Calderón, ocupados por el antiguo estadio colchonero y la vieja fábrica de la cervecera. La operación, realizada a través de su filial Novidersi, ha alcanzado un importe de 75,5 millones de euros, a los que habría que sumar los costes de la urbanización y del derribo del Calderón, que el equipo trasladará a los compradores.

El suelo, denominado RC4, cuenta con una edificabilidad de 28.481 metros cuadrados y está proyectada la construcción de un inmueble de viviendas destinadas al arrendamiento.

De esta forma, la socimi del fondo holandés APG y Renta Corporación se ha impuesto a la puja en la que participaban una alianza entre Stoneweg y Hines así como la gestora de cooperativas Concovi, aunque Vivenio partía como favorita.

Más información

La adquisición cierra la venta de las tres parcelas que el equipo madrileño poseía en esta zona, después de que hace dos semanas el fondo Azora y CBRE Investment Partners anunciaran la compra de las otras dos por 110 millones de euros. Dichos solares suman una superficie conjunta de 35.000 metros cuadrados y están destinados a la construcción de 340 viviendas dividas en dos urbanizaciones de lujo con zonas comunes exclusivas. El comienzo de las obras está previsto para el último trimestre de 2020, mientras que su finalización se fija para finales de 2022.

Con la venta de los tres solares, el equipo madrileño ingresa unos 185 millones de euros que, con los costes trasladados a las empresas, superarán los 200 millones. El club se había marcado inicialmente esta cifra para pagar la deuda contraída con Carlos Slim por la construcción del estadio Wanda Metropolitano.

El Atlético de Madrid y la cervecera Mahou se reparten al 50% los terrenos de esta operación urbanística que, con una extensión de más de 132.000 metros cuadrados de superficie residencial, la convierte en el proyecto inmobiliario de mayor tamaño dentro de la M-30. Cada uno de ellos cuenta con alrededor de 63.000 metros cuadrados, repartidos en tres solares cada uno.

Fuente: Cinco Días