Un nuevo Gobierno y la economía

/, Actualidad Económica, EL PAÍS/Un nuevo Gobierno y la economía

La teoría y la historia nos enseña que cuando la economía está en fase expansiva y el empleo crece es más probable que los gobiernos sean reelegidos. Y en las recesiones es más probable que los votantes cambien su voto y cambie el ciclo político. Los gobiernos del PSOE cumplen esa relación. A Felipe González le llevo a la Moncloa una grave crisis económica y salió tras una recesión catorce años después. Y a Zapatero le sacó de la Moncloa la caída de Lehman Brothers y Grecia.

Pero los gobiernos del PP incumplen la regla. Tanto Aznar como Rajoy llegaron a Moncloa gracias a una crisis económica pero ambos han salido con el empleo creciendo próximo al 2,5%. Aznar fue el presidente de la burbuja inmobiliaria y Rajoy, el de la precariedad salarial. El rescate de 2012 aumentó bruscamente los tipos de financiación de las empresas y su reforma laboral permitió aplicar la mayor bajada de salarios de la democracia. Muchas empresas bajaron salarios para sobrevivir pero cuando sus ventas y beneficios se han recuperado abusan de la reforma laboral y mantienen la precariedad de sus trabajadores.

Rajoy se va de la Moncloa siendo el único presidente escatado por nuestros socios europeos y el peor valorado por los españoles. Este escenario fue determinante para que prosperase la moción de censura. Pedro Sánchez ha sorprendido gratamente con la composición de su gobierno. Ha optado, con buen criterio, por volver a los principios y hacer un gobierno de izquierdas con solvencia técnica. El PSOE reconocido y reconocible por los españoles.

Destaca el equipo económico. Cristóbal Montoro desde 2012 ha incumplido sistemáticamente los objetivos de déficit, inflaba los ingresos en el presupuesto y tenía nula credibilidad en Bruselas. María Jesús Montero ha cumplido sistemáticamente sus objetivos de déficit en Andalucía, ha conseguido salir del Fondo de Liquidez Autonómico para volver a financiarse en los mercados de capitales y lo ha conseguido bajando los impuestos y aumentando la inversión en sanidad y educación. La principal misión de la nueva ministra es recuperar la credibilidad de la hacienda pública española y aprobar el nuevo modelo de financiación autonómica para nutrir el estado de bienestar.

La ministra de Economía, Nadia Calviño, ha gestionado el presupuesto de la Unión Europea, fue clave en la regulación de la unión bancaria y de la ley de competencia en España. Su principal misión es mandar un mensaje creíble de que España no es Italia. Y tomar posición conjunta con Mario Centeno, presidente del Eurogrupo y ministro de Hacienda de Portugal, para avanzar en la construcción europea. El crecimiento del comercio mundial pivota al este y al sur y ellos deben conseguir que desde Bruselas miren al sur.

Otra señal acertada es crear ministerios de Industria, de Transición Ecológica y de Ciencia. Deben cooperar activamente ya que los tres comparten el mismo objetivo: crear empleos de calidad que cumplan los ODS de Naciones Unidas en la era de la tecnología global. Ahora tienen que gobernar con 84 escaños en el parlamento. Una odisea.

Fuente: El País

2018-06-08T08:34:15+00:00