El juzgado de lo mercantil número 2 de Madrid ha acordado la suspensión cautelar de los acuerdos sociales aprobados en la junta de Mediaset España, celebrada el pasado 4 de septiembre de 2019, en la que se acordó la fusión de Mediaset Italia y su filial española, según informó el grupo de comunicación a la CNMV este viernes.

La suspensión se produce por la denuncia de Vivendi que impugnó los acuerdos de la junta celebrada en Milán y ratificados en la junta de la filial española por por impedirle ejercer sus derechos de voto en razón de su participación, directa e indirecta, del 28,8% en el capital del grupo de comunicación, que controla la familia Berlusconi a través del holding Fininvest, con el 44,2% del capital.

MÁS INFORMACIÓN

La firma gala posee el 28,8% del capital de la matriz, pero tuvo que traspasar el 19,2% al fideicomiso Simon Fiduciaria en 2017 por una decisión del supervisor del sector de las telecomunicaciones en Italia, que entendía que era incompatible con su participación en Telecom Italia, de la que posee el 24%.

Vivendi inició el procedimiento judicial tanto en España como en Italia en el que pedía la impugnación de la integración de ambas compañías con el objetivo de que crear un nuevo holding en Holanda, en el que los Berlusconi tendrían poderes políticos reforzados.

En el auto, al que ha tenido acceso El PAÍS, el juez admite este argumento de Vivendi  y señala que los estatutos de la nueva sociedad que saldrá de la fusión solo pretende «blindar el poder de Fininvest en el Grupo Mediaset y, sobre todo, a debilitar y mermar los derechos de Vivendi, que quedará diluida en el plano de los derechos políticos y sin posibilidad alguna de ejercer unos elementales derechos como accionista». En este sentido, apunta a que las llamadas acciones de lealtad (clases A, B y C) diseñadas por los estatutos sociales de MFE están concebidas para blindar los intereses de Fininvest y perjudicar a los del grupo francés.

“Indiciariamente, todo apunta a que este es el objetivo perseguido por Fininvest y no es sostenible que se argumente por parte de Mediaset España que todavía, no se han lesionado sus derechos e intereses y que, si se lesionaran y cuando ello ocurra, que ya se acudirá a los juzgados competentes en los Países Bajos. Bajo una prognosis razonable y teniendo en cuenta los antecedentes que existen en Italia, así como la composición del consejo de administración de MFE, entiende este juzgador que existe una elevada probabilidad de que los derechos de Vivendi vayan a ser vulnerados y esta valoración es compatible con la doctrina de la lesión potencial del interés social”, indica la sentencia.

El juez también rechaza la alegación de Mediaset para recortar los derechos de voto de Vivendi de que es una competidor en el sector de la televisión, puesto que solo opera en la televisión de pago y no en abierto: “Debe dejarse constancia de que Vivendi solo está en la TV de pago, no en abierto. En el acto de la vista, se expuso por la representación letrada de Vivendi que ninguna autoridad de Competencia hasta la fecha, ha considerado que la TV en abierto compita con la TV de pago”.

El magistrado impugna igualmente la tesis de Mediaset de que a Vivendi, como al resto de accionistas minoritarios, se le ofrece una adquisición ventajosa de sus títulos en caso de que no querer refrendar la operación. “Que la ley garantice a todos los accionistas disconformes el derecho a poder vender sus acciones a una valoración legalmente pre-establecida, en modo alguno quiere decir que los accionistas minoritarios deban soportar por ello acuerdos que puedan ser abusivos o ilegales”, puntualiza el juez.

Recurso de Mediaset

Mediaset España señaló este viernes en su comunicación a la CNMV que «discrepa profundamente de dicha decisión provisional”, por lo que procederá a impugnarla de forma inmediata, confiando en que la misma será revocada por la Audiencia Provincial de Madrid. “Las razones que sustentan la posición de Mediaset España son, a juicio de esta entidad, muy sólidas y avalan la razonabilidad jurídica, económica y empresarial de los acuerdos sociales que han sido impugnados», indica el grupo que controla las cadenas Telecinco y Cuatro en España.

Ya en la junta de la filial española que se celebró el pasado 4 de septiembre, Vicente Vallejo, directivo y representante de Vivendi, que cuenta con el 1% del capital de la filial, calificó la operación de «abusiva» y alertó de los «perjuicios» que la misma conllevará para los accionistas minoritarios de la compañía, “en favor de Fininvest y el señor Berlusconi, quienes tendrán poder absoluto sobre todos los acuerdos sociales”.

La fusión de Mediaset Italia con la filial española dará lugar a MediaForEurope (MFE), un gigante audiovisual que competirá con plataformas digitales de todo el mundo y que tendrá su sede en Holanda. Según la propuesta de fusión, Fininvest tendría alrededor del 35% de la nueva MFE y algo más del 50% de los derechos de voto.

Fuente: El País