Siemens Gamesa ha anunciado un beneficio neto en nueve meses de 88 millones, cifra que duplica al de igual periodo de 2018 debido a los menores impuestos, menor impacto del fondo de comercio en la amortización y menores costes de integración y reestructuración. El Ebit reportado en nueve meses aumenta un 34,5% hasta 186 millones mientras que el Ebit sin efectos de amoritizaciones y otros costes se mantiene invariable en 475 millones (caída del 0,6%).

Las cifras están por debajo de lo que esperaba el mercado y la acción cae un 4,5%. Solo en el tercer trimestre fiscal (abril a junio) el beneficio neto del grupo resultado de la fusión de la división de energía eólica de Siemens y de Gamesa Corporación Tecnológica se reduce un 53%, hasta situarse en 21 millones, caída que se explica por el impacto positivo de los ingresos fiscales del pasado año. El Ebit subyacente (sin tener en cuenta amortizaciones u otros costes) se sitúa en 159 millones, por debajo de los 170 millones que esperaba la media de los analistas consultados por Bloomberg. 

Las ventas en nueve meses se sitúan en 7.283 millones, un 12% más, impulsado por un fuerte desempeño en todas unidades de negocio, con una actividad récord en Offshore, explica la compañía. Siemens Gamesa señala que la reducción de los precios en la cartera de pedidos (Onshore, Offshore y Servicios) sigue «siendo un factor principal que afecta la rentabilidad del grupo».

Por su parte, la deuda neta aumenta desde 154 hasta 191 millones debido al aumento en el capital circulante, lo que anticipa «un pico de actividad en AEG en el cuarto trimestre»

Fuente: Cinco Días