Los bancos han optado por suspender sus ofertas de hipotecas ‘on line’ a la espera de comprobar como se solventa en última instancia la polémica suscitada en el seno del Tribunal Supremo sobre si son los bancos los que tienen que asumir los impuestos de los créditos hipotecarios.  De hecho, ahora mismo es imposible contratar una hipoteca a través de las webs de bancos como BBVA, Bankia o Santander.

Las entidades financiera reaccionan así ante la decisión del Tribunal Supremo de convocar el Pleno formado por 31 miembros para confirmar o anular la jurisdisprudencia recogida en la sentencia hecha pública ayer 

Las reacciones ante la polémica no se han hecho esperar, Pablo Iglesias, líder de Podemos ha criticado a través de su cuenta de Twitter que el Tribunal Supremo haya decidido replantearse la sentencia que condenaba a los bancos a abonar los impuestos de la hipoteca que hasta ahora asumían los consumidores. «Cuando los afectados eran gente desahuciada no veíamos estas cosas», ha espetado. 

«Es indignante leer que un magistrado apela a la ‘repercusión económica y social’ cuando los afectados son los bancos», ha escrito Iglesias. «Poderoso caballero. Alucinante», ha apostillado en ese mismo mensaje, aludiendo a los famosos versos del poeta Francisco de Quevedo, ‘Poderoso
caballero es don Dinero’.

No ha sido la única reacción expresada por miembros de esta coalición, ya que su portavoz económico en el Congreso, Alberto Montero, ha reconocido que «da vergüenza ajena» que el magistrado del Tribunal Supremo se preocupe por esta «repercusión económica y social».

«Da vergüenza ajena leer al magistrado apelar a la repercusión económica y social cuando los afectados son los bancos y mirar para otro lado cuando se trata de desahucios», ha escrito, también en su cuenta de Twitter, en un mensaje en el que subraya que «el Supremo debería recordar el ridículo que hizo con las cláusulas suelo y cómo le sacó los colores el TJUE».

Para Alberto Garzón, coordinador general de IU, la decisión del Supremo es «vergonzosa», pues considera que «el poder económico ha movido ficha y la ‘justicia’ obedece». «No sólo ha cedido ante los bancos en una inaudita rectificación. También ha dejado claro que para ellos una ‘enorme repercusión económica y social’ es que los bancos paguen y no que lo hagamos los ciudadanos. Vendidos», ha espetado.

«Centenares de familias desahuciadas, deudas impagables, vidas arruinadas… Y cuando por fin se le exigen responsabilidades a la parte más fuerte, la justicia se echa atrás. El Tribunal Supremo se pliega a las órdenes de la banca. ¡Vergüenza!», ha reaccionado, por su parte, la portavoz de En Comú Podem, Lucía Martín.

Fuente: Cinco Días