Ryanair mete tijera a la previsión de pasajeros para el verano de 2020 por los retrasos en las entregas de los Boeing 737 MAX. La aerolínea ha reducido las estimaciones de crecimiento en el número de viajeros hasta el 3% desde el 7% anterior para la próxima temporada estival. Esa reducción implica que el número de pasajeros en el ejercicio que terminará en marzo de 2021 baje hasta los 157 millones desde los 162 millones estimados anteriormente.

La compañía irlandesa dijo el lunes que la medida también afectará a los puestos de trabajo, ya que cerrará o realizará recortes en algunas de sus bases para la temporada de invierno de 2019 y de verano de 2020.

El avión más vendido de Boeing fue obligado a quedarse en tierra en marzo después de dos accidentes en Etiopía e Indonesia que se saldaron con 346 personas fallecidas. El fabricante aeronáutico está trabajando en el software para solventar los problemas de la aeronave y fuentes cercanas a la compañía  han dicho a Reuters que espera presentar a los reguladores en septiembre la solución aportada.

Ryanair espera que el 737 MAX vuelva a volar antes de finales de año, y prevé que el primero de los nuevos aviones que ha encargado lo reciba entre enero y febrero de 2020. Pero la fecha exacta es incierta y Ryanair ha revisado su calendario de verano 2020 en base a 30 aviones adicionales, en lugar de 58.

«Boeing espera que se presente un paquete de certificación a los reguladores en septiembre y que vuelva al servicio poco después «, dijo el presidente ejecutivo de Ryanair, Michael O’Leary, en un comunicado. 

«Creemos que sería prudente retrasar las previsiones algunos meses, posiblemente hasta diciembre «, añadió

Fuente: Cinco Días