Renfe comenzó ayer en Asturias las pruebas con el primer tren que circulará en todo el mundo propulsado con gas natural licuado con el fin de poder verificar la viabilidad del vehículo para que preste servicio comercial en la red de Cercanías de vía estrecha de la región.

En el proyecto, además de la compañía ferroviaria pública, participan Gas Natural Fenosa, Enagás y Bureau Veritas. Su objetivo es comprobar la viabilidad del tren y sus ventajas ambientales y económicas con el fin de sustituir tráficos que actualmente se realizan con tracción diésel en España. El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, y el titular de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal, asistieron a la primera circulación en pruebas del tren, que se ha realizado entre las localidades asturianas de Mieres y Figaredo.

La promoción de este tipo de vehículos ferroviarios se enmarca en el plan de descarbonización y eficiencia energética de Renfe y Adif, así como en la estrategia de impulso del Vehículo con Energías Alternativas (VEA) en España 2014-2020. También está en línea con los objetivos de la futura ley de cambio climático. El ferrocarril consume la mitad de toda la electricidad utilizada en el sector del transporte en España (el 45,8% del total), según el Ministerio de Energía.

Fuente: El País