IN ENGLISH

Renfe ha cancelado este miércoles 707 trenes en el primero de los cuatro días de huelga convocados por el sindicato CGT. Los paros continuarán las jornadas del 14 y 30 de agosto y el 1 de septiembre. Del total de circulaciones canceladas para este miércoles, 230 son de AVE y larga distancia, y los 477 restantes, de media distancia (regionales), según la resolución de servicios mínimos que el Ministerio de Fomento ha fijado ante la convocatoria.

Coincidiendo con una nueva fase de la operación salida y retorno por las vacaciones de verano, CGT ha convocado hoy paros parciales de 12.00 a 16.00 y de 20.00 a 24.00. La web de Renfe no ofrece una relación precisa de los trenes que han sido cancelados, así que para comprobarlo hay que introducir el origen y destino del viaje en el buscador de trenes de la web, con alguna de las fechas afectadas por el paro. En el caso de que el tren no circule, aparece una alerta en rojo con este texto: “Con motivo de la huelga convocada este tren no circula”.

La compañía pública ofrece a los viajeros afectados viajar en el siguiente tren con un horario más cercano al que se haya comprado o anular o cambiar el billete sin coste adicional.

En esta ocasión, Fomento ha fijado unos servicios mínimos de un 75% como máximo en las horas punta de Cercanías y del 50% para las horas valle. Además, el decreto contempla un 65% de operación en los trenes de media distancia, un 78% en alta velocidad-larga distancia y un 25% en trenes de mercancías.

Segunda huelga en 15 días

Se trata de la segunda huelga que vivirán los servicios ferroviarios después de la jornada del 15 de julio, convocada por CC OO, que obligó a la compañía a cancelar 320 trenes. En un día habitual, suelen circular 3.500 trenes de Cercanías, 600 de media distancia y 382 de alta velocidad y larga distancia.

CGT tacha los servicios mínimos de «desmedidos», y afirma en un comunicado que Fomento «roza la prevaricación» y que genera un gran desequilibro entre «el derecho fundamental de huelga y el derecho a la movilidad». El sindicato demanda un aumento de la tasa de reposición, el freno de la externalización de servicios, así como un impulso a la promoción interna y a la conciliación.

Este sindicato es minoritario en Renfe y solo obtuvo dos de los 13 representantes del comité de empresa en las últimas elecciones sindicales celebradas el pasado mayo.

De esta forma, miles de viajeros se verán de nuevo afectados en el inicio o el retorno de sus vacaciones por unos paros que se convocan periódicamente año tras año por los sindicatos coincidiendo con las fechas de mayor demanda (Navidad, Semana Santa, verano y puentes). Pese a que en la mayor parte de los casos el seguimiento de los paros es mínimo o incluso se desconvocan días antes de que se produzca, el establecimiento de servicios mínimos obliga a cancelar cientos de trayectos, con el consiguiente trastorno a los viajeros.

Fuente: El País