Noruega no reclamará a España por el fallo de la fragata de Navantia hasta no cerrar la investigación

/, Actualidad Económica, Cinco Días/Noruega no reclamará a España por el fallo de la fragata de Navantia hasta no cerrar la investigación

La primera ministra noruega, Erna Solberg, señaló hoy que no se plantea posibles reclamaciones a la empresa de astilleros española Navantia tras detectar un fallo “crítico” en una fragata hasta el cierre de la investigación.

La Comisión de Investigación de Accidentes de Transporte noruega (SHT) había revelado el jueves, al difundir un informe preliminar del accidente sufrido hace tres semanas por la fragata “KNM Helge Ingstad”, que hubo un fallo en la estanqueidad (impermeabilidad) del buque.

La SHT “asume” que el fallo también afecta a las otras cuatro fragatas entregadas por Navantia en su día a Noruega y recomienda a la compañía española que estudie los elementos identificados en la investigación inicial y determine si el problema se da en esos otros buques.

Solberg afirmó que antes de pensar en plantear exigencias a Navantia es necesario que los expertos dictaminen dónde se produjo el fallo y que el Ministerio de Defensa analice las cláusulas y especificaciones del contrato firmado en su día con los astilleros, que entregaron las fragatas entre 2003 y 2010.

“No tenemos claridad sobre esas cosas ahora mismo. Hay que analizarlo jurídicamente, y dejamos abierto si la petición de una compensación puede ser una cuestión en el futuro. Lo primero es averiguar en qué parte del proceso ocurrieron esos fallos”, dijo hoy Solberg en declaraciones recogidas por la agencia noruega NTB.

La Armada noruega ha aplicado medidas para que las otras fragatas de la clase Nansen sigan funcionando con normalidad, mientras que Defensa había anunciado ayer que iniciaría “de forma inmediata” un diálogo con Navantia “para aclarar estas cuestiones” de seguridad.

Fuentes de Navantia declararon ayer a Efe en Madrid que el diseño de la fragata cumple con todas las certificaciones internacionales de buques de guerra y, en concreto, la reglamentación sobre longitud máxima de inundación que deben soportar, lo que permite al barco mantenerse a flote aunque se inunden varios de sus compartimentos.

La empresa española recordó que desde el principio se ofreció a colaborar con Noruega para esclarecer el accidente y aseguró que analizará todas las hipótesis sobre el siniestro, ya que algunas de las que se barajan nacen de una investigación muy preliminar.

Las fuentes consultadas añadieron que Navantia, que ayer aún no había recibido comunicación del informe, no ha participado en las actuaciones ni se le ha consultado sobre las causas del siniestro.

El choque en la madrugada del pasado día 8 en una terminal de carga cercana a Bergen (oeste) entre la fragata, que volvía de unas maniobras de la OTAN, y un petrolero obedeció a un conjunto de factores, según el informe, que cita, entre otros, la confusión entre las luces emitidas por el carguero y la terminal.

La fragata fue evacuada poco después por peligro de hundimiento de la nave, encallada junta a la costa y pendiente de ser rescatada.

La SHT destaca que la inundación ocurrió en tres compartimentos: el cuarto de generadores en popa, los camarotes de la tripulación en cubierta y los almacenes.

Basándose en los daños y los documentos sobre estabilidad del buque, la tripulación concluyó que la fragata tenía un estatus de “estabilidad pobre”, pero que podía ser mantenida a flote.

Pero al advertir de que el agua caía desde el cuarto de generadores al de engranajes a través del hueco del eje de las hélices y que este se estaba llenando rápidamente, optaron por la evacuación

Fuente: Cinco Días

2018-11-30T15:47:47+00:00