“No nos da miedo asumir riesgos”

/, Actualidad Económica, EL PAÍS/“No nos da miedo asumir riesgos”

Pregunta. Trea empezó siendo una gestora de fondos de marca blanca para terceros y ahora quiere potenciar el negocio de productos propios. ¿Cuándo y por qué se produjo este giro estratégico?

Respuesta. Este cambio se produce fundamentalmente por la normativa europea de mercados financieros conocida como Mifid II. Es cierto que empezamos nuestra andadura abasteciendo a entidades como Mediolanum primero y Cajamar después. Sin embargo, cuando se aprobó Mifid II entendimos que, al abrir las estructuras de la comercialización, había una oportunidad para el producto propio. Durante años habíamos incubado fondos de inversión propios debido a las áreas en las que estamos especializados (renta fija, renta variable, crédito, mercados emergentes) y ahora hemos dado el paso.

P. ¿Cómo se divide ahora mismo el patrimonio bajo gestión según estas dos modalidades?

R. El peso de la marca Trea aún es muy pequeño. Estamos hablando de 150 millones en fondos tradicionales y 70 en el caso del fondo de crédito privado. En cambio, en marca blanca gestionamos 1.850 millones para Mediolanum y unos 2.100 millones para Cajamar.

P. Y en el medio plazo, ¿qué patrimonio se han marcado como objetivo a conseguir para la marca Trea?

R. No vamos a desarrollar una estrategia muy diversificada, preferimos concentrarnos en solo cinco productos: dos de renta variable (España y Europa), dos de renta fija y otro especializado en crédito privado (Trea Direct Lending). El objetivo es llegar a gestionar 1.000 millones en cinco años para el conjunto de la gama Trea. Acabamos de empezar y tenemos que ver cómo se aplica Mifid II y si realmente se abren las estructuras en la distribución de productos.

P. De momento han decidido apostar por una estrategia agresiva en materia de comisiones, ¿no?

R. En el caso de los fondos con marca propia hicimos un estudio de mercado para ver dónde estaban las tarifas para las clases institucionales de los buenos productos en mercado español, tanto nacionales como internacionales, y decidimos situarnos en la mitad. Ni fuera de mercado, ni por debajo de la media.

P. Los nuevos fondos de Trea ¿se dirigen solo a inversores institucionales o también planean abrirlos al pequeño ahorrador?

R. Principalmente se dirigen a institucionales. Tenemos un modelo de negocio según el cual nos concentramos en los grandes inversores. No trabajamos en la distribución minorista.

P. ¿Hasta cuándo tienen contrato con Mediolanum y Cajamar para gestionar sus fondos?

R. El acuerdo con Cajamar es por un periodo de 15 años y apenas llevamos dos años y medio con el mandato. Con Mediolanum llevamos trabajando ocho años y es un contrato que se renueva cada cinco años. En este sentido, nuestro negocio de gestión de marca blanca tiene bastante visibilidad en el medio plazo.

P. ¿Existe la posibilidad de que lleguen a un acuerdo con otras entidades?

R. En los últimos años hemos estado explorando acuerdos con más bancos y aseguradoras. Estamos abiertos a ello porque tenemos mucha experiencia en gestionar marca blanca. Si podemos encontrar nuevos socios, serán bienvenidos.

P. ¿Cómo definiría el estilo de gestión de Trea?

R. Creo que es un estilo activo, muy enfocado en el análisis de los balances y las estructuras de capital de las compañías, tanto en la parte de renta variable como en renta fija. Es un estilo que no está relacionado con ningún benchmark o índice de referencia, con cierto tracking error o volatilidad. No nos da miedo asumir riesgos. Obviamente, siempre que lo entendamos y lo podamos controlar, pero no tenemos problema en asumir riesgos.

P. Esta filosofía ¿es la misma tanto para los fondos propios como los de terceros?

R. Sí, gestionamos todo de la misma forma. La única diferencia es si hubiera un mandato muy concreto para un fondo.

P. Se definen como una gestora “independiente”. En los últimos años han surgido muchas entidades que hacen también énfasis en esta característica. ¿Cree que hay mercado para todas en España?

R. Nos definimos así porque lo somos, ya que los tres socios tenemos la mayoría del capital. Yo vengo de un mundo en el que toda la gestión es independiente, por lo que creo que cuantas más gestoras de este tipo haya en España, mucho mejor. ¿Hay lugar para todas? Habrá hueco para las mejores. Los resultados decidirán quién va a sobrevivir y quién no.

P. Desde el punto de vista de la inversión, ¿cómo ve el mercado?

R. Difícil, complejo. La situación macroeconómica a la que nos enfrentamos es delicada. Es una cuestión de saber cuándo ocurrirá, pero estamos ante el final de un ciclo y vamos a ver cómo cambian las cosas, bien una desaceleración en el ritmo de crecimiento, bien un repunte de la volatilidad por cuestiones políticas. El mercado bursátil está bien soportado por los beneficios empresariales, pero el mercado de crédito está muy caro. Por eso, a medida que vayan subiendo los tipos, habrá más volatilidad. Dicho esto, sigue habiendo oportunidades, solo hay que aplicar un análisis profundo y aprovecharlas.

P. El pasado año, como consecuencia del desafío secesionista en Cataluña, optaron por trasladar la sede de Trea a Madrid. ¿Esta decisión es definitiva?

R. La mayoría de nuestro negocio está fuera de Barcelona. La sede estaba allí por una cuestión histórica ya que habíamos crecido con la colaboración de Trea Capital Partners, que estaba allí. La decisión de mudarse a Madrid obviamente es a largo plazo, con independencia de la situación política, ya que refleja que nuestro negocio está diversificado por toda España.

P. ¿Mantener la sede en Barcelona les hubiera privado de muchos clientes?

R. Tenemos ciertas relaciones estratégicas que no estaban necesariamente cómodas con el hecho de que no estuviéramos muy diversificados.

Fuente: El País

2018-08-26T10:26:16+00:00