MÁS INFORMACIÓN

Nissan registró un beneficio neto de 6.400 millones de yenes (52,8 millones de euros) en el primer trimestre fiscal japonés (de abril a junio), lo que se traduce en una caída del 94,5% en comparación con el mismo periodo del ejercicio precedente. Estos resultados van acorde al recorte de plantilla de 12.500 personas que la compañía anunció para finales de 2022.

El fabricante automovilístico ha explicado que dicho retroceso se debe a la caída de sus ventas en distintas regiones, así como a que la rentabilidad de la empresa se vio «afectada negativamente» por unos menores ingresos, el aumento del coste de las materias primas y a la fluctuación del tipo de cambio.

El beneficio operativo del fabricante asiático se situó en 1.600 millones de yenes (13,2 millones de euros) entre abril y junio, lo que representa una bajada del 98,5% respecto al mismo periodo del año fiscal previo, mientras que la facturación fue de 2,37 billones de yenes (19.566 millones de euros), un 12,7% menos.

De este modo, el margen operativo sobre las ventas de Nissan pasó de un 4% en el primer trimestre  de 2018 a un 0,1% en el mismo periodo de este año. Las matriculaciones mundiales de la compañía se situaron en 1,2 millones de unidades, un 6% menos.

Proceso de reestructuración operativa

Nissan también ha confirmado que está implementando «reformas estratégicas» para construir una base operativa que asegure la rentabilidad de la empresa en el medio plazo.

En este contexto, reducirá su capacidad de producción global en un 10% y llevará a cabo un recorte de plantilla de 12.500 personas para finales de 2022, lo que supone alrededor de un 5% de su fuerza laboral total, conformada por unas 250.000 personas.

Nissan opera dos plantas de producción en España, en la Zona Franca de Barcelona, donde fabrica los modelos Navara, NV200, e-NV200 y Renault AlasKan, y en Ávila, donde ensambla el NT400 Cabstar. En total, emplea a un total de 4.000 personas.

Asimismo, reducirá también en «al menos» un 10% su línea de producto para finales de dicho año, con el fin de mejorar su competitividad concentrando la inversión en modelos estratégicos.

«Aprovechando nuestra visión de Nissan Mobility, continuaremos realizando inversiones sustanciales en tecnologías que fortalecerán la competitividad de los productos. Esto incluye el despliegue continuo y la evolución del sistema de asistencia al conductor ProPILOT de la compañía, así como el lanzamiento de vehículos con motores eléctricos (e-POWER y con batería eléctrica) en nuevos mercados», aseguraron desde Nissan.

Fuente: El País