Nissan ha anunciado este viernes que presentará un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que afectará a 600 trabajadores en Barcelona, tras no haber alcanzado un acuerdo con los sindicatos durante el plazo fijado por la empresa, para cerrar el ajuste de plantilla anunciado a finales de marzo.

Ante la falta de acuerdo con los sindicatos, la compañía ha anunciado a los representantes de los trabajadores el inicio del proceso para la presentación del ERE para sus centros en Zona Franca y Montcada.

Desde la empresa se ha insistido en que la dirección sigue priorizando las «medidas de carácter voluntario y un plan de prejubilaciones» con el 80 % del salario neto hasta la jubilación a los 63 años.

La compañía anunció el 27 de marzo una reducción de 600 trabajadores en su plantilla, que la firma nipone pretendía que fueran bajas incentivadas y prejubilaciones. A cambio de este recorte de empleos, la empresa informó de una inversión de 70 millones de euros en una nueva planta de pintura, una medida que pedían los sindicatos porque significaba que la automovilística apostaba por la fatoría a largo plazo. La otra opción, más barata (unos 10 millones), era la que no deseaban los trabajadores ya que daría una vida útil extra a la fábrica barcelonesa de unos 10 años, según sindicatos.

Fuente: Cinco Días