Nuevo profit warning y cambio de rumbo en Neinor Homes. La promotora de viviendas anunció ayer un rebaja del 50% del ebitba previsto hasta 2021, debido al retraso en la previsión del número de entregas de viviendas de ese periodo y, adicionalmente, sustituye a Juan Velayos, su consejero delegado desde 2015.

La compañía, que se ha dejado casi un 40% de valor en Bolsa desde su estreno hace justo dos años, ya realizó una rebaja de sus previsiones de entregas de viviendas el pasado año, con el consiguiente castigo bursátil y provocando un efecto de dudas de los inversores que se ha contagiado en todo el sector promotor. El nuevo plan de negocio presentado a los inversores recoge que este año entregarán entre 1.200 y 1.700 viviendas, frente a las 2.000 previstas, y el hachazo mayor llega a partir del ejercicio que viene. En vez de llegar a la velocidad de crucero, en 2020 darán llaves de sus casas a entre 1.700 y 2.400 clientes y en 2021 entre 2.400 y 3.000 viviendas. En el rango bajo, eso supone un 47% menos en el número de entregas.

Además, la nueva velocidad de crucero a la que quiere llegar la empresa como meta se sitúa entre las 2.500 y 3.000 casas, frente a las 4.000 del anterior plan. La compañía tiene en la actualidad 5.000 viviendas en construcción y licencias para otro millar, además de 7.000 en comercialización.

En el caso del resultados brutos de explotación (ebitda) hasta 2021, la rebaja es del 52% en el acumulado del trienio. En 2019 pasará de 150 a 70 millones, en 2020 de 300 a 100 millones y en 2021 de 225 a 150 millones respecto a lo anunciado a los inversores en su salida a Bolsa en marzo de 2017.

El nuevo plan de negocio llega acompañada por la decisión del consejo de administración de reestructurar la cúpula directiva. Velayos, el ejecutivo que lideró la puesta en marcha de la compañía y su salida a Bolsa con el fondo estadounidense Lone Star como principal accionista, ha llegado a un acuerdo para permanecer como asesor senior de la empresa. “Se aprueba un plan de negocio nuevo. Cuando uno ha sido el padre del anterior, hay que ser coherente en la vida”, justificó Velayos sobre su salida en un encuentro con la prensa.

La estrategia de Lone Star en ese inicio de Neinor la lideró Juan Pepa, aún consejero de la promotora. El fondo estadounidense ya salió del capital recogiendo su plusvalía, justo antes de realizar el pasado año el primer profit warning. El nuevo vicepresidente ejecutivo es Jorge Pepa, hermano del anterior, en representación del primer accionista, el fondo israelí Adar Capital, que controla el 26% de la compañía. Él se encargará de las relaciones entre el consejo, la empresa y los inversores, según la compañía.

A nivel operativo, el nuevo consejero delegado elegido es Borja Garcia-Egotxeaga, hasta ahora director general de operaciones, como adelantó ayer El Confidencial. Ingeniero industrial de profesión y con dos décadas de experiencia en el mundo promotor, fue directivo de Grupo Gerrikabeitia y hace tres años se incorporó a Neinor, donde su destacado papel en la delegación Norte le ha catapultado a mayores desafíos.

Garcia-Egotxeaga justificó la revisión del plan de negocio hasta 2021 para que la compañía se adapte al ciclo económico, además de ajustarlo a las condiciones reales de mercado, con demora en el comienzo de las obras debido a “retrasos en las licencias” y al coste inflacionista en la construcción, en el precio que las constructoras piden por cada obra. “Cuesta más cerrar los contratos en un mercado inflacionista”, apunta el nuevo consejero delegado.

Además, la promotora contará con Jordi Argemí, como consejero delegado adjunto. Se trata del actual director financiero, que seguirá liderando ese área. Los nuevos ejecutivos de la compañía aseguraron que el anterior plan de negocio “agresivo”, les ha acarreado la pérdida de confianza de los inversores. “Tenemos la necesidad de recuperar la confianza del mercado”, reconoció Argemí. “El problema es que los inversores no han sido capaces de anclar la velocidad de crucero”, añadió. Por eso, creen que el nuevo plan estratégico, más modesto, dará de nuevo credibilidad a los accionistas.

La compañía también plantea algunas novedades para atraer a los inversores. La primera, prometiendo un dividendo de 200 millones de euros de 2020 a 2022. Además, el consejero delegado recuerda que la compañía “no pierde dinero”, ya que el pasado año obtuvo un ebitda de 56 millones y un beneficio neto de 50 millones, por lo que la previsión de ebitda para 2021 es casi tres veces más de lo obtenido el pasado ejercicio.

La firma también plantea explorar nuevos negocios, como reforzar el área de servicing, su actual plataforma de gestión para Kutxabank. “Hay muchas oportunidades en el mercado para el servicing”, reconoció Garcia-Egotxeaga, quien apuntó que ya están en negociaciones con entidades financieras. “Exploraremos nuevas vías de negocio”, afirmó.

Por su parte, Velayos abandona la compañía un semana después de cumplirse los dos años de su estreno bursátil, cuando concluyó el periodo que había pactado con la empresa. El anterior ejecutivo intentó sin éxito a finales de febrero presentar al consejo de administración un plan alternativo, consistente en crear una socimi para que la compañía se quedara con parte de las viviendas construidas para destinarlas al alquiler. Pero esa propuesta fue comunicada a los mayores inversores antes de llevarla al consejo y recibió la negativa de estos.

Nuevo plan de negocio: 200 millones en dividendo en tres años a partir de 2020

Dividendo. La compañía propone un dividendo de 200 millones de euros en el próximo trienio, a partir de 2020, fecha que mantiene desde su estreno bursátil.

Recompra de acciones hasta el 10%. La empresa profundiza en su ya anunciado plan de recompra de acciones, aprovechando el momento en que los títulos están en mínimos. Para eso prevén gastar hasta 100 millones en adquisiciones. Para eso, la empresa ha firmado un acuerdo de derivados con Goldman Sachs a 18 meses para disponer de ese instrumento. La acción cerró ayer a 10,71 euros.

Nuevo crédito con JP Morgan. La promotora ha refinanciado el crédito que disponía con Deutsche Bank por 75 millones y que vencía en agosto. Su nuevo financiador es JP Morgan, con un préstamo a 30 meses y con un coste un 20% menor, según el consejero delegado adjunto.

Compra de suelo. Neinor prevé desembolsar 100 millones de euros en compra de suelo, tanto finalista como parcelas sin permisos, en 2019 y 2020. Esa cifra se elevará a los 150 millones en 2021 y a 250 millones a partir de 2022. En la actualidad dispone de terrenos para 13.000 viviendas.

Fuente: Cinco Días