Los recortes severos de capacidad entre las aerolíneas se van a mantener al menos tres meses, según apunta Moody’s en un informe publicado esta tarde sobre el impacto del Covid-19 en el sector aéreo.

La agencia de calificación sitúa a las aerolíneas en los puestos de cabeza entre los negocios más estresados por la crisis, junto a la automoción y el hotelero, y advierte del riesgo cierto de quiebras entre compañías de pequeño volumen. Una amenaza a la que suma la afectación del rating de buena parte del colectivo a medio plazo ante un previsible mayor apalancamiento y la erosión de la caja.

“Muchas de las compañías más fuertes tienen estructuras de capital para resistir el aterrizaje de sus flotas de uno a dos meses, pero pocas pueden resistir cinco o más meses”, dice Moody’s

Moody’s no espera cierta recuperación en la demanda hasta entrado el tercer trimestre y deja para 2021 una gradual vuelta a la normalidad. “Esperamos que el tráfico se recupere en 2021 al 90% de su volumen en 2019, pero esta previsión está sujeta a una fuerte incertidumbre”, se expone en el informe.

La escuadra de analistas de la entidad cree que la capacidad se reducirá en una horquilla que va del 40% a un mínimo del 60% entre abril y junio, respecto a los volúmenes del año pasado. Para el ejercicio completo el tráfico se verá mermado entre un 25% y un 35%, según sus proyecciones.

“Muchas de las compañías más fuertes tienen estructuras de capital para resistir el aterrizaje de sus flotas de uno a dos meses, pero pocas pueden resistir cinco, seis meses o más meses”, se advierte después de que referencias como Easyjet, Lufthansa o IAG hayan decidido parar prácticamente por completo.

“Las aerolíneas de tamaño más modesto y/o menos líquidas estarán más expuestas, y existe la posibilidad de que algunas colapsen en un período corto si no cuentan con el apoyo adicional de los accionistas y/o de los Gobiernos”. Moody`s se ha sumado esta tarde a las organizaciones que ven imprescindible una acción de los poderes públicos para sostener al sector aéreo.

Recuperación por segmentos

Tras esta dantesca situación, Moody’s ve más factible una rápida recuperación para las aerolíneas que operan en el corto radio que entre las que viven de vuelos transoceánicos. En contra de estas últimas pesa la posibilidad de que se mantengan las restricciones a los vuelos internacionales.

Desde el punto de vista de la fortaleza para aguantar la pandemia con el tráfico paralizado, la agencia sitúa a IAG, Southwest, United, American Airlines y Lufthansa como las aerolíneas investment grade con mayor liquidez. Si se relaciona la caja con los ingresos, Wizz, IAG, Air New Zealand, British Airways, Air Canada y Easyjet aparecen al frente de la clasificación, con ratios que van del 30% al 50%.

La mayor parte de ellas están bajo revisión por parte de la agencia para una rebaja de la calificación, cuando esta no se ha producido ya en un escalón.

Fuente: Cinco Días