La socimi Merlin ha valorado el impacto de la crisis del coronavirus en un máximo del 10% de las rentas brutas obtenidas por alquileres, en caso de que la crisis se prolongue hasta junio. La arrendadora lo ha comunicado en una notificación a la CNMV de esta mañana, en la que destaca tanto la diversificación de su cartera como el hecho de que los contratos a largo plazo no se han visto afectados.

La firma indica, así, que permanecen abiertas sus propiedades en el mercado de oficinas y centros comerciales, ambas condicionadas por las obligaciones de sanidad, mientras que los operadores logísticos están registrando un notable pico de demanda. 

«En cuanto a los edificios en reforma y a los desarrollos en curso, la Compañía continúa con las obras en aquellos activos donde la normativa estatal o la emanada de autoridades de rango menor lo permite. Por otro lado, MERLIN reevaluará a futuro el inicio y los plazos de ejecución de aquellos proyectos cuyas obras aún no se han iniciado, en función de la duración de la situación de emergencia que vivimos», continúa la empresa.

Merlin destaca también su posición de liquidez, con 1.805 millones de euros y una cobertura muy holgada de sus ratios financieros. La empresa no afronta vencimientos de deuda hasta 2022

Fuente: Cinco Días