La dirección de la planta de Mercedes-Benz de Vitoria ha propuesto a la plantilla un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) como fórmula para ir desactivando de forma «progresiva» la producción de la planta ante la crisis provocada por el coronavirus. Por su parte, el comité de empresa ha reclamado la paralización total de la producción para garantizar la salud de la plantilla y evitar contagios.

El órgano que representa a la plantilla de la factoría vitoriana, en la que trabajan alrededor de 5.000 personas, ha denunciado que la empresa «no da a basto» a la hora de aplicar las medidas de higiene que recomiendan las autoridades sanitarias para impedir infecciones por Covid-19. Un trabajador ya ha dado positivo.

A través de un comunicado, el comité ha denunciado que los dispensadores de geles y desinfectantes, así como de recipientes de papel para el secado de manos, se encuentran «vacíos», y ha criticado la frecuencia con la que se realizan las labores de desinfección en la planta.

El comité ha advertido de que los casos de cuarentena y de trabajadores de baja «suben cada día». Además, tras recordar que en una planta de estas características el contacto entre trabajadores es «inevitable», ha censurado que la propuesta de la dirección para responder a esta situación se limite a reducir la producción de forma «progresiva».

El presidente del comité, Igor Guevara, ha precisado que la intención de los responsables de la empresa es poder efectuar esta reducción progresiva de la actividad a través de un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE).

Desde el Comité de Empresa se considera que con una medida de ese tipo, la dirección no busca «proteger a las personas», sino mantener la producción en mínimos «dependiendo de la situación que tenga en cada momento».

Frente a la propuesta de los responsables de la planta, y atendiendo a las indicaciones de los «expertos» en la materia, el comité ha reclamado que se paralice completamente la producción de la factoría de Vitoria.

Fuente: Cinco Días