Mercadona adoptará nuevas medidas de seguridad a partir de este lunes con motivo de la alerta sanitaria por el coronavirus, entre las que se encuentran la instalación de mamparas de metacrilato de protección y separación, así como el uso obligatorio de guantes por parte de los clientes, iguales que los que se utilizan en la sección de fruta y verdura, y que se dispensarán en los accesos.

Así lo ha indicado la cadena de supermercados en un comunicado, en el que ha destacado que estas medidas se toman con el objetivo de «reforzar las medidas de seguridad y salud para clientes y trabajadores desde el lunes 23 de marzo. La instalación de las mamparas se llevará a cabo de manera progresiva durante esta semana.

La cadena, en estos momentos, ha establecido unas recomendaciones y medidas durante la alerta sanitaria por el Covid-19. Entre ellas, se ha reducido de 9.00 a 19.00 horas, así como la instalación de gel desinfectante y papel para que los usuarios puedan limpiar el mango del carro antes de usarlo. Sobre estas medidas se informa tanto a través de los miembros de la plantilla como por medio de cartelería, megafonía y redes sociales.

Entre las recomendaciones están: acudir solamente una persona a realizar la compra (no en familia, o con niños o grupos), y no acudir a realizar la compra personas que formen parte de los grupos de riesgo como ancianos y personas con enfermedades crónicas.

Como novedad, la cadena ha indicado que mayores, personas con discapacidad, con movilidad reducida, embarazadas, y los acompañantes necesarios tendrán «prioridad» para realizar sus compras.

Otras medidas

Asimismo, siguen recomendando espaciar la compra a lo largo del día y no a la hora de apertura del establecimiento, con lo que hay garantía de poder atender a todos los clientes cada día. También piden, por solidaridad, realizar la compra con agilidad y rapidez y no almacenar innecesariamente productos: el suministro de productos de primera necesidad está más que garantizado. Asimismo, piden pagar preferentemente con tarjeta y evitar el uso de dinero en efectivo.

Igualmente, se controlará el aforo de los supermercados y se señalizará la distancia mínima exigida entre personas. La responsabilidad de ordenar el aforo interior de la tienda será del responsable del establecimiento y, en su caso, de la persona o del agente de seguridad privada designado por él.

Cada establecimiento tendrá concretado el aforo máximo que garantice la distancia preventiva de un metro entre cualquier persona. Asimismo, contará con el aforo máximo permitido, cumpliendo con la normativa de forma que no se permitirá el acceso una vez completo dicho aforo, mientras no abandonen el establecimiento otros clientes.

Fuente: Cinco Días