Los grandes perdedores de la portabilidad fueron los tres grandes —Movistar, Vodafone y Orange— que arrojaron un saldo neto negativo conjunto de 512.000 números. El más perjudicado fue Vodafone, que cedió 245.260 líneas, en todas sus marcas (Vodafone, Ono y Lowi), seguido de Orange (incluyendo Jazztel, Amena y Simyo), que perdió 137.340 clientes y Movistar (incluyendo Tuenti) que se dejó 129.550 usuarios.

La portabilidad es un procedimiento regulado por el que el usuario puede cambiar de compañía telefónica gratuitamente conservando el número de teléfono. Con un mercado saturado como el español, en el que hay más líneas de telefonía móvil que habitantes, se ha convertido en el principal procedimiento para que las compañías ganen clientes, por encima de las nuevas altas.

De hecho, en 2017 se registró la segunda mayor cifra de líneas móviles portadas desde que se puso en marcha este procedimiento en 2001, solo superada en 2013, cuando se alcanzó el récord de 6,7 millones de líneas, pero un 15% más (900.000 líneas más) que en 2016, cuando se portaron 5,7 millones.

Euskaltel, que adquirió a los otros dos cableros del norte (la gallega R y la asturiana Telecable), registró un saldo neto positivo anual de 16.800 clientes, aunque sufrió una fuga continua de abonados desde junio, principalmente en Asturias.

Operadores móviles virtuales

DIGI mobil logró un saldo neto positivo de 125.300 números.DIGI mobil logró un saldo neto positivo de 125.300 números.

En cuanto a los llamados operadores móviles virtuales (OMV), aquellos que no disponen de red, el ganador absoluto fue el rumano DIGI mobil que logró un saldo neto positivo de 125.300 clientes gracias a sus tarifas agresivas y su especialización en la amplia comunidad de inmigrantes de origen rumano.

Por el contrario, Lycamobille y Lebara, operadores también enfocados al segmento de la inmigración, cedieron 48.000 y 27.800 clientes, respectivamente. Tampoco le fue bien a las marcas asociadas a hipermercados. Eroski Móvil perdió 7.500 clientes y Carrefour Móvil, 36.700. La sorpresa vino de la mano de la cordobesa PTV, que ganó 14.900 abonados.

La victoria de MásMóvil en la portabilidad se explica no solo por los agresivos precios que aplica el cuarto operador, sino por la extensión de su red propia en fibra, lo que le permite ofrecer paquetes convergentes con líneas móviles, y por la amplia cobertura 4G en el móvil gracias al acuerdo con Orange que completa el servicio donde no llega la red propia de Yoigo.

La guerra de la portabilidad ha alcanzado unas proporciones gigantescas, que se han recrudecido con la llegada de los paquetes convergentes (fijo, móvil, Internet, datos y televisión), tanto en telefonía fija como en móvil. La inclusión en esos paquetes de una o varias líneas de móvil y la desaparición progresiva de los móviles de prepago por los de contrato han hecho que se revivaesa batalla entre los operadores.

Esa competencia no siempre ha sido limpia, ya que los operadores ponen todo tipo de impedimentos para evitar que sus clientes se fuguen a las otras compañías rivales. En muchos casos, los operadores hacen contraofertas con jugosos descuentos para retener a los abonados que están tramitando la portabilidad.

Para evitar los numerosos conflictos surgidos entre operadores por este motivo, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia aprobó en mayo pasado nuevas obligaciones en los procesos de cancelación de la portabilidad móvil que deberán cumplir los operadores receptores de cara a los usuarios. La CNMC detectó una gran disparidad en los procedimientos para cancelar una solicitud de portabilidad y falta de información al usuario.

El cuarto operador, primero en la Bolsa

El consejero delegado de MásMóvil, Meinrad Spenger, en la Bolsa de Madrid.El consejero delegado de MásMóvil, Meinrad Spenger, en la Bolsa de Madrid.

MásMóvil es el cuarto operador pero sigue imparable en Bolsa. La operadora fue el mejor valor de los mercados financieros españoles de 2017, con una revalorización del 230%, hasta cerrar el año en los 87,9 euros por acción. El avance contrasta con la atonía del conjunto del sector en Europa.

Así, la capitalización bursátil de MásMóvil se ha situado en 1.750 millones de euros. La operadora se convirtió en julio pasado en la primera empresa que saltaba del Mercado Alternativo Bursátil (MAB), que le había quedado pequeño, al mercado continuo y siguió revalorizándose.

Fuente: El País