Maqueta digital: se agota la cuenta atrás

/, Actualidad Económica, Cinco Días/Maqueta digital: se agota la cuenta atrás

A finales de este año, el Ministerio de Fomento comenzará a exigir el uso de maquetas digitales como condición para participar en las licitaciones de obra pública, de acuerdo con los plazos fijados por la comisión encargada de acelerar la implantación de esta tecnología en España.

En realidad, hablar de maqueta digital es una simplificación, pues esta es apenas la herramienta que permite ejecutar una metodología de trabajo colaborativo conocida como BIM, por el acrónimo en inglés de modelado de información para la edificación.

A diferencia de Autocad, BIM no se limita a generar planos en 3D, sino que agrega a estos la memoria y el presupuesto de la obra. La base de datos es accesible a todos los agentes implicados y facilita la gestión del proyecto durante todo su ciclo de vida, ahorrando tiempo y dinero.

En 2014, el Parlamento Europeo instó a los 28 socios de la UE a requerir el uso de BIM en todos los proyectos de construcción financiados con fondos públicos. Para cumplir con la directiva, Madrid creó en 2015 una comisión público-privada. Este grupo de trabajo definió una hoja de ruta con dos fechas clave: 17 de diciembre de 2018 para licitaciones de edificación y 26 de julio de 2019 para infraestructuras.

Ante la inminente introducción de este requisito en los pliegos de Fomento, el capítulo español de la asociación BuildingSmart organizará el martes 13 una jornada sobre el tema en el marco de BIMExpo.

Durante el encuentro (de 10.30 a 11.45 en el pabellón 8 de Ifema), representantes de Infraestructures de Catalunya, Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana y Adif Alta Velocidad compartirán su estrategia y grado de implementación de la metodología BIM.

“La inversión inicial es importante porque el diseñador debe usar un soft­ware cuya licencia es cara y porque la propia constructora tiene que formar a su personal, pero a largo plazo genera eficiencias y ayuda a mejorar los márgenes”, comenta Enrique Corral, director general de la Fundación Laboral de la Construcción.

Fuente: Cinco Días

2018-11-12T19:24:51+00:00