Todos los vuelos programados este lunes con destino a aeropuertos italianos o desde Italia a España se mantienen con normalidad pese a la crisis desatada por el coronavirus en el norte del país, que ha causado cuatro muertos y más de 150 contagiados.

En total, este lunes hay programadas 131 llegadas desde aeropuertos italianos y 134 salidas desde los aeropuertos españoles de la red de Aena hacia Italia, informaron en fuentes del gestor aeroportuario. Se mantienen todos los vuelos, incluidos los trayectos regulares de Iberia y Air Europa hacia Venecia, y los de Ryanair hacia Bérgamo y Bolonia, situados en las zonas de mayor riesgo.

Tampoco se han adoptado medidas especiales para los pasajeros que viajan a esos destinos, aunque la aplicación de medidas de control dependen de Sanidad Exterior. Este departamento mantiene reuniones periódicas con los responsables de Aena por si fuera necesario adoptarlas, informaron las mismas fuentes.

El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (Ccaes) del Ministerio de Sanidad, Fernando Simón, señaló ayer, domingo, que hoy se delimitarían las nuevas zonas de riesgo. «Nuestro intercambio con Italia es mayor y habrá que tener más cuidado. Para ello, hay que tener un sistema altamente sensible para poder identificar el caso en los primeros días y así poder actuar rápidamente», añadió.

 La situación se puede agravar debido a que para mañana, martes, está prevista una huelga de 24 horas de los controladores aéreos italianos, lo que podía provocar la anulación de vuelos.

Trenes con Austria

Por otra parte, el tráfico ferroviario entre Austria e Italia ha vuelto a rodar con normalidad este lunes, después de que en la noche del domingo quedase suspendido provisionalmente cuando un tren proveniente de Venecia fue detenido en Brennero al conocerse que viajaban dos pasajeros sospechosos de estar infectados por el coronavirus, al descartar que ambos padezcan la enfermedad.

El citado tren, procedente de Venecia, que forma parte de la línea Eurocity 86 y tenía como destino Munich, fue parado antes de llegar a Austria en la estación fronteriza en el lado italiano. Momentos más tarde, Austria suspendió todo el tráfico ferroviario en esta frontera, lo que afectó a otros tres trenes aún en la noche del domingo.

Fuente: El País