Los jóvenes españoles ya no pueden ni comprar ni alquilar vivienda

/, Actualidad Económica, EL PAÍS/Los jóvenes españoles ya no pueden ni comprar ni alquilar vivienda

Los jóvenes españoles están perdiendo la batalla por la vivienda. La emancipación en solitario con una única fuente de ingresos es poco probable por debajo de los 30 años. Tan solo el 19,3% lo había conseguido a finales de 2017 (en 2008 eran el 26%), según los últimos datos del Observatorio de Emancipación del Consejo de la Juventud de España (CJE). Eurostat lo ratifica: la edad media a la que se abandona la casa familiar (29,3 años) es la sexta más alta en Europa.

Esto es así porque el porcentaje de ingresos que esos menores de 30 años deben destinar para acce­der a una vivienda supera el 30% recomen­dable. En el caso de los asalariados en solitario es sangrante: el alquiler se come un 88,8% de sus ingresos y la compra un 61%.

La radiografía es deprimente. Los bajos salarios, la precariedad laboral y los elevados precios de la vivienda están dejando fuera, si no lo han conseguido ya, a este colectivo, cada vez más vulnerable. “El acceso a la vivienda es una quimera para los jóvenes”, reconocía esta semana el ministro de Fomento, José Luis Ábalos.

Si no fuera por la ayuda familiar, muchos no conseguirían independizarse en mucho tiempo. La familia está patrocinando la emancipación residencial en España. Y, por eso, las cesiones, donaciones o alquileres por debajo del precio de mercado cada vez cobran más fuerza. “Un fenómeno interesante es el de las cesiones o donaciones de viviendas por parte de abuelos o padres, que son los que, llegado el momento, plantean su propia emancipación para dejar la casa familiar a los hijos”, considera Mariano Urraco Solanilla, Doctor en Sociología y profesor de Sociología en la Universidad a Distancia de Madrid. Un ejemplo: en 2017 los hogares formados por personas con una edad de entre 16 y 29 años que residían en una vivienda cedida gratuitamente eran el 21,5%, según el INE. En 2008, al final del boom inmobiliario, apenas eran el 8,7%.

MÁS INFORMACIÓN

Y no es la única ayuda. Cuatro de cada diez tiene apoyo económico familiar para afrontar la compra de una vivienda, según un informe de Planner y Sociedad de Tasación. Los padres colaboran con el pago de una parte de la casa, con el aval para la hipoteca o haciendo un préstamo a bajo interés o sin interés. De otra manera sería imposible hacer frente en solitario a subidas de precios del 10% anual, que llegan al 20% en algunos distritos de las grandes ciudades. Además, para adquirir una vivienda media de 150.000 euros deberían tener ahorrado más de 50.000 euros. Y, por último, el 36% de los jóvenes tendría que financiar más del 80% del precio de adquisición de una vivienda, según ST.

Un abismo se abre a sus pies. “Ante la imposibilidad de darle un futuro a los hijos, muchas familias refuerzan la presión sobre la compra de vivienda. Este discurso es similar al de dar estudios a los hijos para intentar conjurar los peligros de un mercado de trabajo cada vez más excluyente”, dice el profesor Urraco. En consecuencia, la preferencia por la propiedad es algo más que una singularidad cultural en España: “es el principal activo patrimonial que los padres podrán legar a sus descendientes y para muchos, además, constituye una especie de plan de jubilación”, añade.

Compartir gastos

A pesar de la presión familiar por la compra, los jóvenes también cuentan con respaldo para alquilar. Javier Barrios es un joven de 25 años que llegó de Logroño a Madrid en 2011 para cursar una carrera universitaria. “Me fui a compartir piso en la zona de Chamberí con otros dos compañeros y mis padres pagaron durante años el importe”. Hasta que acabó la carrera y encontró trabajo. Con sus 1.100 euros costea su renta pero es consciente de que nunca podrá alquilar ni comprar solo. “Lo que veo es que todos mis compañeros seguimos compartiendo piso porque nuestros sueldos no permiten otra cosa”.

De esto dan buena cuenta en la agencia Alquiler Seguro. “El grupo de 24 a 35 años que ha accedido a su primer trabajo se caracteriza por tener salarios bajos y poca o ninguna capacidad de ahorro. Suelen ir a las periferias y alquilan, muchos en pareja, por 500 o 700 euros mensuales”, dice David Caraballo, el director comercial. El grupo de 18 a 24 años está siempre avalado por sus padres, que pagan de 200 a 400 euros por habitación, según la ciudad.

La exclusión residencial es real y ser joven no equivale ya a edad biológica. Es un virus que se extiende. “Más bien podríamos hacerlo equivaler a precariedad en el sentido de inserción incompleta en el mercado de trabajo”. Porque, “si no alcanzas nunca una independencia económica nunca dejarás de ser joven y estarás condenado a llevar esa etiqueta muchos años”, comenta Urraco.

En España se ha perdido el tren del alquiler, que se había revelado tras la crisis como la vía para acceder a una casa, pero que al final ha mostrado la peor de sus caras: 1.200 euros al mes en Madrid y Barcelona. Por esto, “el número de jóvenes que ha alquilado o ha intentado hacerlo ha caído un 39% en tan solo un año”, según Fotocasa. El portal señala que los jóvenes (de 18 a 24 años) que han conseguido alquilar en 2018 ha descendido un 58% respecto a 2017 y en el caso de las personas de 25 a 34 años ha caído un 25%.

El fuerte encarecimiento de las rentas les está expulsando y, más importante, ya son muchos los que vuelven a pensar, al igual que sus padres, que alquilar es tirar el dinero. La consecuencia es que están creciendo los casos de transiciones bumerán, la vuelta a la casa familiar. “Tras una ruptura de pareja o un despido no pueden seguir pagando el alquiler y han de volver a la casa de sus padres. El estigma que cae sobre estos jóvenes es considerable y una vez más la familia aparece como colchón”, apostilla el profesor Urraco. Aunque avisa de que el colchón no es sostenible a largo plazo. “Por ahora las pensiones de los mayores permiten este tipo de maniobras de apoyo familiar, pero los hoy jóvenes no gozarán de este margen”.

Las promotoras, conscientes de las dificultades de los jóvenes y de que los necesitan si quieren sostener su negocio, dan vueltas a fórmulas que hagan el milagro. Aunque de momento son pocas. Quabit acaba de lanzar una campaña con descuentos de hasta 10.000 euros en el precio final para ayudar a la emancipación. Estará vigente hasta el 30 de noviembre y los precios parten de 119.000 euros. Y Vía Célere acaba de comenzar la venta de una promoción en Madrid en la que habrá ocho pisos flexibles y adaptables para jóvenes. Al desplazar un tabique móvil las estancias se amplían o reducen en función de las necesidades de sus habitantes. Cuestan 190.000 euros.

Fuente: El País

2018-11-24T07:59:30+00:00