La Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac) ha presentado este lunes al Gobierno su plan ‘Automoción 2020-40. Liderando la movilidad sostenible’. El presidente de la patronal, José Vicente de los Mozos, acompañado de la junta directiva, le ha transmitido al presidente del Ejecutivo, Pedro Sánchez, la hoja de ruta diseñada por Anfac para plantar cara a la «mayor transformación» que ha vivido el sector de automoción en toda su historia.

Este plan estratégico aspira a mucho más que orientar los pasos de la industria del automóvil de cara a 2040. Según la propia asociación, busca convertirse en un «proyecto de país» que involucre a todos los agentes de la cadena de valor, a todo el ecosistema, a la Administración y al conjunto de la sociedad española para definir de manera «clara y homogénea» cuál es la movilidad que se quiere implantar en España.

Desde Anfac defienden que la nueva movilidad debe ser «inteligente, accesible y asequible». De los Mozos ha explicado que sector y Gobierno deben trabajar de manera conjunta en el diseño de un marco estratégico a través del cual se desarrolle la nueva movilidad en el país y con el que se cumplan los objetivos de descarbonización del parque automovilístico que fija Europa.

Este nuevo ecosistema incrementará la facturación de la industria de automoción en España hasta los 310.000 millones de euros en 2040, frente a los 210.000 millones actuales, mientras supondrá también la creación de hasta 1,5 millones de puestos de trabajo en toda la cadena de valor.

Según cáculos de KPMG, que ha colaborado en la elaboración del plan, todo ello aumentará la aportación del sector al PIB en un 7% adicional para el cojunto de diez líneas de negocio (efectos directos) y hasta un 12% si se considerase la suma de los efectos indirectos inducidos, pasando de una aportación de 93.300 millones a 178.800 millones.

«España no solo debe retener capacidad productiva, sino atraer inversión nueva y generar empleo de calidad. Las adjudicaciones (de vehículos a las plantas) de 2025 se están decidiendo hoy y España está compitiendo con otros países y fábricas de nuestro entorno para conseguirlas. No tenemos el efecto sede y, por lo tanto, hemos de ser mucho más competitivos», ha subrayado el presidente de Anfac.

De los Mozos ha insistido en que España, que cuenta con 17 plantas de ensamblaje de vehículos, necesita ser un «polo de atracción», a través de una colaboración público-privada y el estímulo a las inversiones, para lo que, en opinión del directivo, es necesario establecer un marco «positivo, atractivo e innovador» que permita a la industria ser reconocida internacionalmente.

Hoja de ruta definida

En este contexto, el plan de la asociación marca una hoja de ruta definida por cuatro fases. Para Anfac, lo más urgente es que se generen «mensajes positivos de certidumbre» respecto al futuro de la automoción que atraigan inveresiones y potencien el mercado interior.

De los Mozos, que también es director adjunto del grupo Renault y presidente del consejo de administración de Renault España, ha detallado que el sector del automóvil necesita a corto plazo un refuerzo de la política industrial que apoye la inversión la flexibilidad laboral; apoyo decidido a la electromovilidad; una nueva fiscalidad y la renovación del parque.

«Queremos encarar esta transformación con determinación, para dar respuesta a las demandas sociales, contribuyendo a la consecución de una economía neutra en carbono y manteniendo nuestra competitividad como potencia industrial europea y mundial», ha afirmado el presidente de la patronal.

A la reunión, que ha tenido lugar en el Palacio de la Moncloa, también asistieron la vicepresidenta cuarta y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera; la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, y el ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos.

Fuente: Cinco Días