Lidl sigue creciendo en España. La cadena de supermercados de origen alemán cerró el ejercicio 2018 con unas ventas de 4.009 millones de euros en España, un nuevo récord y primera vez que supera la barrera de los 4.000 millones desde que opera en el país. Esta cifra supone un crecimiento del 11% respecto al año anterior.

Durante el año pasado, la compañía continuó con su proceso de expansión en España, alcanzando el entorno de los 580 establecimientos, unos 30 más que en 2017. Según datos de la compañía, Lidl ha invertido más de 1.000 millones de euros desde 2016 en ese proceso, de los cuales 320 se ejecutaron el año pasado. En 2019 la inversión será de 300 millones para inaugurar un total de 30 tiendas, lo que le acercará por primera vez a los 600 establecimientos. En 2018 Lidl creó 1.000 empleos y ya cuenta con más de 14.000 empleados en España.

El grupo sigue su proceso de crecimiento, que en 2017 le llevó a ser la segunda cadena del sector con un beneficio más elevado: 150 millones de euros, solo por detrás de Mercadona. El grupo no ha informado de su resultado neto de 2018.

Fuente: Cinco Días