Letterone mantendrá los planes del consejo de administración de Dia, y no tocará una coma del ERE que el grupo de supermercados y los sindicatos acordaron el pasado lunes. Pese a que el primer accionista de la compañía ha insistido, e insiste, en el potencial de aperturas que tiene Dia, este aclara en el folleto de la opa cuya aceptación empieza el lunes que no dará marcha atrás a un plan que, finalmente, contempla la salida de más de 1.600 trabajadores y el cierre de casi 300 tiendas de Dia Maxi y Dia Market.

“El oferente [Letterone]no prevé que los despidos colectivos vayan a afectar a un número de trabajadores mayor que el ya anunciado por la sociedad afectada [Dia]”, explica el fondo liderado por Mijail Fridman. “En cualquier caso, el oferente prevé que las condiciones laborales aplicables se mantengan para el resto de trabajadores, sin que se produzcan variaciones significativas, durante los doce meses posteriores a la liquidación de la oferta”, añade. En este tipo de documentos, es habitual que la empresa compradora garantice el empleo y las condiciones laborales de la plantilla de la compañía que adquiere.

A reglón seguido, Letterone abre la puerta a futuros recortes si la situación con la que se encuentre cuando tome el control de la empresa lo precisa. “El oferente no puede posicionarse sobre si se van a producir más o menos cierres y despidos hasta que haya analizado en detalle la situación de las tiendas, lo cual será inmediatamente analizado tras tomar el control de la sociedad afectada”.

Durante las negociaciones del despido colectivo, los sindicatos, especialmente CC OO, pidieron en reiteradas ocasiones a Dia y sus asesores legales en el proceso, Garrigues, que retrasaran cualquier decisión definitiva sobre el ERE hasta conocerse el resultado de la junta de accionistas, que votó a favor del plan de recapitalización propuesto por Letterone. En su opinión, el cambio de manos podría propiciar una decisión alternativa a la que finalmente se pactó durante esta semana.

Más información

No parece la intención de Letterone. De hecho, según ha podido saber este diario, el planteamiento del ERE se gestó durante el último trimestre de 2018 y cuando los representantes del primer accionista, Stephan DuCharme, Sergio Dias, y Karl Heinz-Holland, mantenían sus asientos en el consejo.

Con todo, Letterone insiste en el folleto que su plan de transformación “no depende del recorte de gastos ni en la reducción de tamaño” de Dia. “Los comercios minoristas modernos (…) cierran y reabren constantemente sus tiendas adaptándose a las necesidades de los clientes y a la competencia”, explican en el documento enviado a la CNMV. “La base fundamental del plan es asegurarse de que Dia se renueve a sí misma con el crecimiento de las ventas y la recuperación de la cuota de mercado”.

Por el momento, dan por hecho que Dia no dará beneficios ni generará caja en dos años.

DuCharme, Dias, y Heinz-Holland volverán al consejo

Cambios. Letterone ya empieza a concretar los movimientos que llevará a cabo una vez complete su opa. El lunes comenzará el periodo de aceptación de la oferta, de 0,67 euros por título, aunque pequeños accionistas y hedge funds presionan para que el fondo eleve esa cantidad. En cualquier caso, si completa el proceso, relevará a Borja de la Cierva como consejero delegado, y si Dia es excluida de cotización, adaptará el consejo a “su nueva situación de sociedad no cotizada”, lo que incluirá el “cese o dimisión de consejeros independientes”. Los que seguro que estarán, como dice en el folleto, serán Stephan DuCharme, Sergio Dias y Karl Heinz-Holland, que recuperarán sus asientos en el consejo.

Fuente: Cinco Días