El fabricante de coches Seat sigue en su línea ascendente. La automovilística ha informado este jueves de que aumentó un 1,9% su beneficio en el primer semestre de este año, hasta los 216 millones de euros. La compañía, propiedad del grupo Volkswagen, incrementó sus ingresos un 8,3%, hasta los 6.300 millones. Estos resultados positivos de la firma contrastan con el mal año que vive la industria del motor en Europa, donde las matriculaciones retrocedieron un 3,1% en el primer semestre, y más precisamente en España, donde la caída fue del 5,7%.

Desde el grupo Volkswagen han destacado que la evolución positiva del beneficio, la facturación y las ventas de Seat en lo que va de año se explica por la demanda «particularmente sólida» de sus modelos Arona y Ateca.

Por su parte, el grupo VW registró un beneficio neto atribuido de 6.875 millones de euros en los seis primeros meses del año, un 6,5% más respecto a los 6.452 millones de euros de ganancias contabilizadas en dicho período del año previo, según datos publicados por la empresa.

El beneficio después de impuestos del consorcio alemán se situó en 7.168 millones de euros hasta junio, un 8,4% más, mientras que su resultado operativo creció un 10,3%, hasta 8.997 millones de euros, una cifra que sin contar extraordinarios se situaría en 9.979 millones de euros, un 1,9% más.

El informe del segundo trimestre de la compañía refleja que Volkswagen contabilizó unos atípicos negativos por importe de 981 millones de euros por el caso del dieselgate. Este importe incluye, entre otros aspectos, una orden de multa administrativa de 500 millones de euros emitida por la Oficina del Fiscal de Stuttgart (Alemania) y que afectó a su filial Porsche, a través de un procedimiento legal.

Fuente: Cinco Días