El mercado de turismos sigue aumentando en España. En el año que acaba de terminar se matricularon 1,23 millones de automóviles, un 7,7% más que en 2016, según las tres patronales del sector (la de fabricantes, la de concesionarios y la de venderores). Este incremento, pese a ser significativo, es menor que el de los dos años anteriores, cuando los aumentos fueron del 10,9% y del 20,9%. 

En diciembre, las ventas llegaron a 102.943 unidades, lo que supone un aumento del 6,2% sobre el mismo mes del año precedente. «Es algo destacable, que no se producía desde 2007», ha destacado Adolfo Randulfe, portavoz de Anfac, la asociación que agrupa a los fabricantes. «Con todo, y siendo un año positivo […], estaríamos todavía un 23,5% por debajo de las cifras alcanzadas por el mercado antes de la crisis», ha continuado.

Una posible explicación a esta ralentización de las ventas puede ser que el consumo se está normalizando. Durante una crisis, las familias suelen aplazar las compras de bienes de consumo duradero por el incremento del paro, el riesgo de perder el empleo y la incertidumbre. Una vez se superan las dificultades, también es habitual quelas familias se decidan a dar ese paso que habían aplazado.

Esta tesis explicaría buena parte de los grandes aumentos en las ventas de coches (bienes de consumo duraderos) en los años precedentes. Y también aclararía que, una vez se ha desembalsado esa demanda retenida, ahora el mercado se vaya ‘normalizando’. 

«Hemos alcanzado por fin nuestro mercado natural», ha destacado Tomás Herrera, director general de Ganvam, la agrupación de vendedores de vehículos. Herrera ha reclamado «planes que permitan la retirada de la circulación de los vehículos más viejos y contaminantes», que ha situación en una media que «roza los 12 años».

Por canales, las entregas a clientes particulares subieron un 7,4% en diciembre, con 60.599 unidades, mientras que las ventas a empresas crecieron un 4,2%, hasta 31.663 unidades. Por su parte, las firmas de ‘rent a car’ compraron 10.681 coches el mes pasado, un 6,2% más.

Entre las marcas más vendidas, este ejercicio repite Renault, que el año pasado se convirtió a última hora en la primera del mercado. Desplazó a Volkswagen, que llevaba varios años ejerciendo el liderazgo. Tras la marca francesa aparece Seat y Volkswagen, ambas del mismo grupo. La primera de ella habría registrado un incremento sustancial, al pasar de 77.643 vehículos vendidos a 94.461.

Fuente: El País