La Bolsa española fue la que sufrió el mayor batacazo de la Bolsa europea este martes, del 2,48%, lo que le llevó a perder los 9.000 puntos por primera vez desde febrero. También retrocedieron con fuerza las plazas de Fráncfort, París y, curiosamente en menor medida, Londres.

MÁS INFORMACIÓN

Estas caídas generalizadas se materializan tras las nuevas advertencias a China lanzadas por el mandatario estadounidense, Donald Trump, y la incertidumbre sobre la futura relación entre el Reino Unido y la Unión Europea. Las principales Bolsas del Viejo Continente cerraron la jornada en rojo, después que el nuevo primer ministro británico, Boris Johnson, alardeara la posibilidad de un Brexit a las bravas.

Este anuncio llevó a la libra a experimentar su mayor caída mensual desde finales de 2016, lo que arrastró al resto de mercados. La Bolsa española perdió los 9.000 puntos y se situó en los 8.986,6, impulsada también por las noticias locales relacionadas con la segunda entidad bancaria del país, el BBVA.

Los principales mercados europeos no tuvieron mejor suerte, aunque las caídas fueron más moderadas. El Dax alemán retrocedió un 2,18%, y el Cac francés, un 1,61%. También el Eurostoxx —el conglomerado bursátil europeo— experimentó un retroceso significativo del 1,72%. Londres, por su parte, vivió una caída más moderada, de un 0,52%. Y todo al ritmo de la libra, que tocó con respecto al euro su mínimo desde enero de 2017 y se aproxima poco a poco al nivel de la paridad con el euro (este martes cerró a 1,09).

Algo de nerviosismo también se hizo sentir del otro lado del Atlántico, pero levemente: los principales índices de Estados Unidos cerraron la jornada con perdidas. El Dow Jones retrocedió un 0,09% mientras que el S&P 500 y el Nasdaq cayeron, respectivamente, un 0,25% y un 0,46%. La tensión también se justifica a la espera de anuncios clave de la Reserva Federal (Fed) este miércoles. Tras dos días de reunión, se prevé que la autoridad monetaria estadounidense rebaje los tipos en al menos un cuarto de punto, en lo que vendría a ser el primer recorte en el precio del dinero desde la crisis financiera. Donald Trump, inmerso en una guerra comercial a golpe de efecto con China y en constante tensión con la Unión Europea, ya ha anunciado que esta rebaja es, en su opinión, insuficiente, y presiona por una maniobra más profunda.

Los tipos de interés en Estados Unidos llevan desde diciembre situados en una banda entre el 2,25% y el 2,5% y la economía encadena el mayor periodo de crecimiento de su historia: 120 meses seguidos. Por ello, el presidente de la Fed, Jerome Powell, adelantó que el eventual recorte sería una medida preventiva ante las señales de incertidumbre reflejadas en una moderación en el crecimiento y para dar un empujón a la inflación, que está por debajo de la cota de referencia del 2%. “La economía va fenomenalmente bien”, dijo Trump, “lo haría mejor incluso si la Fed no hubiera subido los tipos tan pronto ni tan lejos”.

Trump, que lleva tiempo presionando al organismo para que recorte el precio del dinero, ha acusado a la Fed de no hacer “nada” con los tipos de interés. La entidad, por su parte, insiste en que “se equivoca bastante”.

IAG retrocede un 6%

IAG, el grupo matriz de Iberia, que también engloba las aerolíneas British Airways, Vueling y Aer Lingus, cayó este martes un 5,96% y fue la segunda empresa que cotiza en el Ibex 35 que más se desplomó al cierre de la sesión. La compañía está pasando actualmente por un complicado proceso para probar la españolidad de su filial Iberia y evitar así los riesgos que conllevaría un Brexit salvaje.

También el Banco Santander, que tiene un importante negocio en el Reino Unido, tuvo una mala jornada: acabó la sesión del martes con un retroceso del 3,71%. Asimismo el Banco Sabadell, que también opera en el Reino Unido, cayó ayer un 3,37%, en un día que en el que todos los valores del Ibex 35 cerraron en rojo. Solamente Indra y Grifols lograron acabar la jornada con caídas inferiores al 1%.

Por otro lado, el valor del Ibex 35 que se apuntó el mayor retroceso, de hasta un 17,65%, fue Siemens Gamesa, pero su mal desempeño bursátil poco tuvo que ver con la coyuntura internacional. El batacazo llegó después de que la multinacional anunciara ayer que sus resultados se han quedado por debajo de las previsiones de los analistas.

Fuente: El País