La justicia da la razón a un repartidor de Deliveroo: es un falso autónomo

/, Actualidad Económica, EL PAÍS/La justicia da la razón a un repartidor de Deliveroo: es un falso autónomo

Una sentencia del juzgado de lo Social número 6 de Valencia acaba de fallar que un repartidor de Deliveroo, la empresa digital de reparto de comida a domicilio, no era un autónomo sino un asalariado. Partiendo de esta base, el fallo declara el despido de este trabajador como improcedente. Para llegar a ese punto, la juez de primera instancia califica la relación como “laboral” siguiendo el razonamiento de la Inspección de Trabajo, que ya había calificado así esa sentencia y dictado que los riders son falsos autónomos. La sentencia puede ser recurrida ante el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana.

MÁS INFORMACIÓN

La primera sentencia de un juzgado en España, según explica el profesor de Derecho Laboral, Adrián Todolí, en su blog, sobre los repartidores de las empresas de reparto digital (Deliveroo, Glovo, Ubereats…) se ha alineado con el criterio de la Inspección de Trabajo, que ya en actas levantadas en Valencia y Madrid había rechazado el modelo de trabajo de estas plataformas por basarse en el uso de falsos autónomos, es decir, los riders serían realmente asalariados.

“No puede sino concluirse que se dan […] las notas características de la relación laboral”, señala la sentencia, que un poco más adelante indica: “[la relación] presenta rasgos que solo son concebibles en el trabajo dependiente y por cuenta ajenas”. En apoyo de esta tesis, la juez continúa desarrollando los elementos que demostrarían que existen los principios que determinan que la relación en este caso sería laboral.

Lo que hace la sentencia en realidad es fallar que el despido de un repartidor de Deliveroo en Valencia fue improcedente y no nulo como él reclamaba. Pero antes de llegar a este punto, primero tiene que calificar el tipo de relación que mantenían el trabajador y la empresa, Roofoodos Spain, nombre oficial de Deliveroo. Y es ahí donde determina que la relación que mantienen ambas partes es laboral y no mercantil, como defiende la compañía. Es decir, el repartidor es un falso autónomo.

Fuente: El País

2018-06-04T09:48:04+00:00