MÁS INFORMACIÓN

Los datos difundidos este martes por KPMG —una de las firmas que lidera el asesoramiento en operaciones corporativas—, consolidan la tendencia de los últimos tres años, en los que el apetito inversor por empresas radicadas en España ha ido aumentando hasta situarse en niveles cercanos a los de 2007, antes del estallido de la crisis financiera.

En la nota que acompaña los datos, la consultora destaca como factores determinantes en el repunte de adquisiciones y fusiones empresariales la “mejor coyuntura económica, el aumento de la inversión realizada por fondos extranjeros y una mejor situación financiera de las empresas tras los ajustes realizados en los años anteriores”. A diferencia de otros servicios de información financiera, Thomson Reuters incluye en estas operaciones corporativas las compras de participaciones minoritarias o las vinculadas a reestructuración de deuda, incluida la inmobiliaria.

El consejero delegado de KPMG en España, Ignacio Faus, relacionó también el aumento de las transacciones con las “buenas condiciones de financiación” y el “alto volumen de liquidez”, inducidos por la masiva intervención de los bancos centrales.

Apuesta internacional

Pese a la incertidumbre creada en los últimos meses por el conflicto institucional en Cataluña, los inversores extranjeros han redoblado la apuesta por las sociedades españolas. En 2017, más de 50.000 millones comprometidos en operaciones corporativas tuvieron un origen internacional, un 140% más que en el ejercicio anterior.

La escalada del gasto en fusiones y adquisiciones empresariales en España contrasta con la evolución de la actividad en Europa y en el resto del mundo, donde el valor de las operaciones fue un 6% y un 4% menor, respectivamente, que en 2016.

En cuanto a los sectores más activos en 2017, destacan la industria, el consumo y la tecnología. El sector industrial concentró el mayor volumen de inversión, con 44.396 millones de euros, y 181 operaciones, lo que supone casi un 100% más que en el año anterior.

Fuente: El País