El brote del nuevo coronavirus costará a las aerolíneas entre 63.000 y 113.000 millones de dólares (56.000-100.000 millones de euros al cambio de divisa actual) en ingresos por los pasajeros que la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) da por perdidos. La cifra supone un aumento considerable respecto al cálculo que hace dos semanas realizó la patronal de las aerolíneas (30.000 millones de dólares de pérdidas). 

El nuevo cálculo tiene en cuenta un escenario en el que la epidemia se expande todavía más, indica IATA en un comunicado. Esto representa un descenso del 19% de los ingresos frente a 2019 y un impacto equivalente al que al que la industria aérea sufrió durante la crisis financiera, ha comunicado IATA. 

Las previsiones del pasado febrero se basaban en un impacto contenido que apenas rebasaba los mercados asociados a China. «Desde entonces el virus se ha expandido a más de 80 países y las reservas se han visto muy impactadas en las rutas más allá de China».

Flybe ha quebrado este jueves en parte por la presión del virus. 2.400 empleados se verán afectados. Cerca de 100.000 personas se han infectado por el covid-19, que ha causado hasta el momento más de 3.000 muertos. 

«Las aerolíneas están haciendo todo lo posible para mantenerse a flote», advierte el director general IATA, Alexandre de Juniac, en una nota. «Mientras los gobiernos plantean medidas de estímulo, la industria de las aerolíneas necesitan que se considere una reducción de los impuestos, las tasas y la asignación de franjas horarias». 

Las aerolíneas de Asia Pacífico esperan un impacto de en torno a 57.000 millones de dólares en los ingresos por pasajeros este año. IATA calcula para las europeas pérdidas de 44.000 millones de dólares y para las empresas en Estados Unidos, de 21.000 millones. 

Entre el 24 de enero y el 27 de febrero, 347.414 vuelos tuvieron que cancelarse debido al patógeno, de acuerdo con cálculos de Cirium, una firma de análisis de datos de viaje. Las aerolíneas chinas ya se replantean recuperar parte de la capacidad perdida, informa Bloomberg, que cita a OAG Aviation Worldwide.

Fuente: Cinco Días