La envolvente se prepara para la era del consumo energético mínimo

/, Actualidad Económica, Cinco Días/La envolvente se prepara para la era del consumo energético mínimo

Los fabricantes de ventanas y envolventes arquitectónicas esperan que la entrada en vigor de la directiva europea de eficiencia energética en edificios ayude a consolidar la recuperación iniciada hace cuatro años, aunque reconocen que dependerá de lo mucho o poco que se afanen las Administraciones en exigir su cumplimiento.

“La expectativa es grande, pero los productos que han de cumplir el nuevo marco legislativo llevan en el mercado bastante tiempo”, dice Pablo Martín, director de la Asociación Española de Fabricantes de Fachadas Ligeras y Ventanas (Asefave). “Lo más importante es ver cómo se produce la implantación y el cumplimiento de estas nuevas exigencias”, subraya.

El Parlamento Europeo aprobó en mayo de 2010 una directiva que obliga a los edificios a registrar un consumo energético mínimo. España incorporó la norma a su ordenamiento interno en septiembre de 2013, pero esta no se hará efectiva hasta el 1 de enero de 2019 para los edificios públicos y hasta el 1 de enero de 2021 para todos los de nueva construcción.

Sin embargo, un estudio publicado a finales del año pasado por un grupo de investigación de la Universidad del País Vasco advertía de que los países del sur de Europa, entre ellos España, estaban lejos de cumplir ese compromiso, situación que atribuía no solo a factores económicos, sino también a la climatología y la falta de formación de todos los agentes, desde los operarios de construcción hasta los ciudadanos.

En ese sentido, Asefave ha puesto en marcha una iniciativa en colaboración con la Fundación Laboral de la Construcción para capacitar a formadores que puedan enseñar a los profesionales del sector las técnicas más eficientes de instalación de ventanas. “Una vez se cuente con ese plantel, desarrollaremos a nivel nacional un programa de formación” para carpinteros, indica Martín.

El mercado español de envolventes ha pasado años difíciles en la última década. En 2007, antes de la crisis, en España se fabricaban 20 millones y medio de unidades de carpintería, incluyendo aquí ventanas, marcos, contraventanas, puertas y umbrales, entre otros elementos, tanto metálicas como plásticas o de madera.

En 2011, esta cifra cayó un 41%, iniciando una tendencia que se mantuvo hasta 2014, cuando empezó a recuperarse. Evolución similar han seguido las exportaciones, que en 2016 alcanzaron los 383.000 euros, con Francia, Portugal, Reino Unido y Marruecos como principales mercados.

Todavía no se dispone de datos confiables de 2017 y 2018, pero Martín asegura que el nivel de actividad ha repuntado respecto a años anteriores, “aunque lejos de las cotas espectaculares alcanzadas hace una década”.

El sector, que celebrará su propia feria, Veteco, Salón Internacional de la Ventana, Fachada y Protección Solar, dentro de ePower&Building, se enfrenta a nuevos retos, como el avance de la domótica, la impresión en 3D y el creciente interés de los usuarios por participar en el diseño de los productos.

Actividades

Asefave difundirá la experiencia de Portugal y Navarra en el tratamiento fiscal de la sustitución de ventanas y la rehabilitación de edificios, respectivamente, durante un foro que se celebrará el viernes 16, en el pabellón 9 de Ifema, de 11 a 13.

La Asociación Española del Aluminio y Tratamientos de Superficies presentará el primer estudio que describe el impacto ambiental de los perfiles de aluminio a lo largo de su vida útil y le dedicará una jornada técnica el jueves 15 a las 16 horas.

Asociaciones de Brasil, Chile, Colombia, México, Paraguay y República Dominicana analizarán el martes 13 la situación de sus mercados en el Foro Iberoamericano del Cerramiento (a las 15.30 en el pabellón 9).

Fuente: Cinco Días

2018-11-13T19:01:57+00:00