Las cada vez más restrictivas medidas tomadas ante el crecimiento del coronavirus en España, sobre todo en la Comunidad de Madrid y País Vasco, provocó en la noche del lunes y mañana del martes colas y problemas de abastecimiento en los lineales de algunas de las principales cadenas de supermercados de ambas regiones. Situaciones de tiendas sin productos ante las que los distribuidores están intentando responder por todos los medios.

Las principales cadenas del sector han movilizado a proveedores y socios logísticos en los últimos días para incrementar la cantidad de género disponible en sus almacenes, con el fin de poder abastecer las tiendas sin el riesgo de una rotura de stock. Según ha podido conocer este diario de una variedad de proveedores de alimentación, los pedidos se han incrementado en los últimos dos días desde un 20% a un 60% según las categorías. Productos no perecederos, como arroces, pastas, cereales o conservas de tomate, pero también frescos como la panadería, lácteos y derivados de estos están siendo solicitados por las cadenas.

Fuentes de Ebro Foods, la principal empresa del sector arrocero y de pastas en España, confirman un incremento de las peticiones por parte de la distribución en las últimas dos semanas, alcanzando picos del orden del 40% más desde el viernes pasado respecto a fechas comparables. Ante esta situación, la compañía ha diversificado la actividad de sus fábricas en España, repartiendo la producción de arroz entre ellas para poder responder a la demanda. Otro proveedor especializado en harinas y cereales, y que trabaja para las principales distribuidoras, ratifica un “aumento de pedidos considerable” desde la semana pasada, y una previsión de aumento que rondará el 60% para la próxima.

“Solemos trabajar con un margen de entrega de cinco o seis días y ahora nos los piden en dos”, explican fuentes de esta empresa, que pese a la avalancha de pedidos dice estar pudiendo responder sin problemas. Uno de los principales fabricantes de queso del país también está registrando picos del 40%. “Estamos intentado explicar a los clientes que no tenemos que volvernos locos. Pueden hacer más acopio pero el cliente va a consumir lo mismo”, dice un proveedor de pan de marca de distribuidor.

Un acopio que está llevando los almacenes al límite de capacidad. Como explican fuentes del sector logístico, almacenes que sirven a la zona de Madrid de operadores como Ahorramás o Carrefour estaban ayer al máximo. También Mercadona o Dia han tenido que reforzar su cadena de suministro.

Roig llama a la calma

El presidente de la patronal logística UNO, Francisco Aranda, cifra en un 8% el crecimiento de las compras a nivel general en la última semana respecto a la misma del año pasado, aunque en alimentación no perecedera el pico llega al 40% y en productos de higiene personal al 100%. “Se están dando casos de entregas dos veces al día”, dice Aranda, que cree que esta compra de “abastecimiento” se mitigará en los próximos días. “No durará mucho más porque los lineales van a seguir reponiéndose”, analiza.

Todo ello entre los mensajes de calma a los clientes, como el que lanzó ayer el presidente de Mercadona, Juan Roig, después de las imágenes virales de estantes de sus supermercados vacíos. “Si hay algo que puede agravar la situación es el miedo. Quiero dar el mensaje de actuar con tranquilidad, prudencia y de racionalizar el miedo. Lo peor que nos puede pasar es caer en el miedo”, insistió, remarcando que la situación es de “normalidad” en los procesos internos e instalaciones de la compañía, más allá de una “venta atípica” de productos como geles o desinfectantes.

“En la tarde del lunes tuvimos en las tiendas de Vitoria y Madrid una reacción de compra impulsiva de los clientes ante las decisiones que se han tomado. También en la mañana del martes, sobre todo en Madrid. En el resto de España la situación es de total normalidad”, analizó, concluyendo que el “abastecimiento está garantizado”.

Desde estos operadores se insiste que las estanterías volverán a estar llenas al inicio del día y que durante el mismo se va reponiendo en la medida de lo posible. “Las tiendas van a seguir abiertas y con producto” es un mensaje común entre los consultados.

Las asociaciones del sector piden sentido común

Reacción. Todas las principales asociaciones del sector de la distribución salieron ayer al paso de las imágenes de lineales vacíos y carros llenos que se dieron durante el lunes y el martes. El mensaje fue común, el de pedir sentido común a los consumidores porque no hay una situación ni peligro de desabastecimiento. “No es necesario hacer acopio de productos básicos ya que los comercios españoles están preparados para garantizar el servicio de distribución de productos de alimentación”, valoraron desde la patronal del gran consumo Aecoc, añadiendo que “los establecimientos están reponiendo con mayor frecuencia de lo habitual los productos más demandados para que no falten existencias”. Desde Anged, la patronal de las grandes superficies, explicaron que “la cadena de producción, logística y distribución siguen funcionando con normalidad”. En Asedas, que aglutina al 70% de la superficie comercial de los supermercados, destacaron la “gran capilaridad” del sector, con 400 plataformas logísticas y una tienda por cada 840 habitantes que garantiza el suministro. En ACES, que representa a Eroski, Lidl o Carrefour, llamaron a la tranquilidad y a “seguir utilizando el sentido común en las decisiones de compra”.

Fuente: El País