La CNMV se pone al frente del ataque al coronavirus y utiliza uno de los ases en la manga que le permite la UE. El viernes 13 de marzo no se podrá apostar contra 69 compañías, todas las que se hundieron más de un 10% el jueves 12 de marzo o que tienen una liquidez limitada y hayan caído más del 20%. Todos los valores del Ibex, salvo Grifols, MásMóvil y Viscofan, quedan bajo la protección.

Otros países han seguido los pasos del regulador español. La Comisión Nacional de Sociedad y Bolsa (Consob), el regulador de los mercados financieros de Italia, ha establecido la prohibición temporal de las posiciones cortas sobre las acciones de 85 valores cotizados en la Bolsa de Milán, después del desplome sufrido por el mercado italiano en la sesión de ayer, que concluyó la jornada con una caída el 16,92%, el mayor descenso entre los mercados del Viejo Continente. La medida afecta a acciones de bancos como Unicredit e Intesa Sanpaolo. Igualmente, Corea del Sur limitó a venta en corto de acciones o ventas especulativas tras el pasado ‘lunes negro’ en los mercados financieros.

Así, las posiciones cortas estarán prácticamente vetadas en la Bolsa española, sean directas –vendiendo las acciones tras tomarlas prestadas– o a través de cualquier otro instrumento que provoque un efecto similar, como los contratos por diferencias (CFD), los warrants, los swaps o los futuros. El objetivo: frenar la psicosis de los inversores que los fondos oportunitas no agraven el problema.

Las empresas blindadas contra los hedge funds bajistas –solo el viernes, al menos de momento– son: Abengoa B, Acciona, FCC, Iberdrola, Acerinox, ACS, Aedas, Aena, Airbus, Amadeus, Aperam, Applus, ArcelorMittal, Atresmedia, Audax, BBVA, Sabadell, Santander, Bankia, Bankinter, Biosearch, CaixaBank, Cellnex, CIE, Coca-Cola European Partners, Codere, Logista, CAF, Enagás, Ence, Endesa, Ercros, Euskaltel, Faes, Ferrovial, Fluidra, Gestamp, Dominion, Grenergy, Catalana Occidente, San José, Indra, Inditex, Colonial, IAG, Lar. Liberbank, Mapfre, Mediaset España, Meliá, Merlin, Metrovacesa, Naturgy, Naturhouse, NH Hotel Group, Oryzon Genomics, PharmaMar, Prosegur, Red Eléctrica, Renta Corporación, Repsol, Sacyr, Siemens Gamesa, Solaria, Talgo, Técnicas Reunidas, Telefónica y Unicaja Banco. Del Ibex, solo Grifols, MásMóvil y Viscofan quedan fuera del escudo antibajistas.

«El acuerdo se ha tomado teniendo en cuenta la evolución de los mercados de valores en el contexto de la situación creada por el virus Covid-19, que han registrado caídas extraordinarias en los precios de las acciones europeas (-14,06% en el Ibex 35 el jueves, su mayor caída de la historia) con numerosos valores superando los porcentajes de  variación que se recogen en  reglamento europeo [10%]», señala la CNMV en una nota. El Ibex se ha hundido en tres semanas –desde el cierre del 19 de febrero–  un 37% en una espiral bajista sin precedentes.

«Igualmente se ha tenido en cuenta el riesgo de que en próximas jornadas puedan producirse movimientos de precio desordenados en el mercado bursátil europeo, incluyendo el español», explica la CNMV. La decisión, exclusiva del supervisor español y tras la petición desde  ámbitos empresariales y políticos, según fuentes conocedoras del acuerdo, ha sido comunicada a ESMA, el coordinador europeo de las comisiones de valores.

En España siempre han estado prohibidas las ventas en corto descubiertas, aquellas en las que se vende la acción sin haberla tomado prestada antes. El viernes 13 de marzo de 2020 tampoco las que permite la normativa actual serán autorizaldas. Solo escaparán a la prohibición aquellas que realizan los creadores de mercado para dar liquidez.

Los poderes del supervisor

La última vez que la CNMV empleó este poder fue el 12 de junio de 2017, pero sobre un único valor, Liberbank. Entonces, el banco que pilota Manuel Menéndez como consejero delegado se estaba viendo asediado por un ejército de ataques bajistas tras la resolución de Popular. Como en aquella ocasión, y como es preceptivo, el organismo que preside Sebastián Albella ha obtenido la luz verde de la UE.

La CNMV invoca el reglamento europeo sobre las ventas en corto de marzo de 2012, que aclara que puede tomar esta medida cuando las posiciones cortas suponen una amenaza potencial para la estabilidad financiera o la confianza del mercado. «Estas medidas podrían ser necesarias debido a toda una serie de hechos o circunstancias de índole financiera o económica, pero también, por ejemplo, en los casos de desastres naturales o actos terroristas», explica la norma.

En España, se vetaron las posiciones cortas contra el sector financiero entre agosto de 2011 y febrero de 2012; la prohibición se recuperó cinco meses después para todos los valores y finalizó el 31 de enero de 2013. La crisis hizo saltar las alarmas en Europa y se reguló la posibilidad de invalidar las operaciones bajistas, si bien el reglamento de Bruselas especifica que solo en circunstancias excepcionales deben tomarse medidas.

Fuente: El País