La cadena hotelera RIU prevé invertir 2.500 millones de euros en los próximos cinco años para aumentar y, sobre todo, actualizar, su actual cartera, que consta de 92 hoteles en 19 países. Uno de los hitos del plan de expansión será el RIU Plaza España, en el emblemático edificio España de Madrid, cuyas obras de reforma comenzaron el pasado 8 de enero. Su apertura está prevista para verano de 2019. En 2017, la cadena ingresó 2.156 millones de euros, un 7% más.

MÁS INFORMACIÓN

Una semana después del inicio de la obra que alumbrará el buque insignia de la línea urbana de la cadena, RIU invitó este lunes a un grupo de periodistas a visitar el edificio España, que ha estado abandonado durante años entre idas y venidas continuas sobre su propiedad y uso final. Entre polvo y escombros, la cadena permitió acceder a las terrazas de las plantas 25 y 26, donde se ubicará un bar panorámico con unas excelentes vistas de la ciudad. Por debajo, más de 600 habitaciones y un centro comercial. En total, una inversión de cerca de 400 millones.

Pepe Moreno, consejero directivo y responsable de marketing de la cadena, quiso destacar las cifras inversoras de la cadena. En 2017, RIU destinó 600 millones a abrir dos hoteles en México y República Dominuncana, a remodelar otros cinco y a comprar activos para otros proyectos. La cadena logró 2.156 millones de euros en ingresos, un 7% más que en 2016.

Para 2018, Moreno cifró el esfuerzo inversor en 650 millones, que servirán para abrir cuatro nuevos hoteles y reformar completamente otros cinco. La cifra es parte de un plan de 2.500 millones hasta 2022, que dará lugar a nuevos establecimientos, tanto de su la línea principal, la vacacional Palace (en Maldivas o Dubai) como de la línea urbana Plaza, en la que destacan el del edificio España de Madrid y un segundo hotel en Nueva York, cerca de Times Square, con 650 habitaciones y que costará unos 300 millones. En este sentido, Moreno afirmó que la idea es crecer en las ciudades, pero siempre con ubicaciones muy céntricas y para establecimientos de no menos de 300 habitaciones, lo que limita mucho la oferta. “Hace falta mucha suerte”, dijo.

Según Moreno, sólo el efecto que pueda tener el Brexit sobre los clientes británicos que visitan sus hoteles en Canarias arroja algo de incertidumbre sobre las perspectivas para 2018, que calificó de “muy positivas”.

Precisamente ese momento de “bonanza potente”, en palabras de Carlos Guindos, director de branding de RIU, es el idóneo para el cambio de imagen de marca, que presentó este lunes. El grupo pretende que todos los hoteles de la cadena, 92 en 19 mercados, estén actualizados con la nueva imagen, que incluye toda la cartelería y nuevos colores corporativos, a finales de 2019.

Fuente: El País