El repartidor de Just Eat acaba de llegar con un manjar: una oferta pública de adquisición y un nuevo director general. Después de más de seis meses sin jefe, y bajo la presión de Cap Rock Capital, el grupo de distribución de alimentos del Reino Unido se está vendiendo a su rival Takeaway.com en un acuerdo de acciones por valor de casi 5.500 millones de euros. Si el acuerdo propuesto el lunes por la mañana sigue adelante, el consejero delegado del grupo holandés, Jitse Groen, liderará la lucha contra Uber y Deliveroo.

La adquisición de Takeaway.com es el último capítulo en la intensa batalla por el control de la entrega de alimentos en el Reino Unido. El primer líder, Just Eat, es inusualmente rentable en una industria que quema dinero. Sin embargo, se enfrenta a un ataque de Uber Eats, financiado por SoftBank, y Deliveroo, que recientemente recibió una inversión del gigante del comercio electrónico Amazon. Esta última atrae a los clientes con un servicio de suscripción que ofrece entregas ilimitadas por menos de 9 euros al mes.

Just Eat solía confiar en los propios conductores de los restaurantes para entregar los pedidos de comida, pero ahora está tratando de construir su propia red para igualar la astuta logística de sus competidores. En marzo, la compañía reportó ganancias anuales que implicaban que la inversión arrastraría los márgenes de EBITDA subyacentes al 19% este año, desde el 22% en 2018.

Takeaway.com llega justo a tiempo. Groen comenzó su imperio desde su residencia universitaria hace 19 años, mucho antes de que Uber Eats y Deliveroo salieran a la carretera. Supervisó el lanzamiento de la propia red de distribución de la empresa utilizando bicicletas y scooters eléctricos. Ahora se encuentra en mitad de una vorágine de adquisiciones después de haber comprado los activos alemanes de su rival Delivery Hero por 930 millones de euros el pasado mes de diciembre. La compañía de 5.100 millones de euros disfruta de un crecimiento saludable, pero es mucho menos rentable que su objetivo: se espera que su margen EBITDA este año sea de sólo un 2%, según datos de Refinitiv.

Los accionistas de Just Eat reciben una prima de adquisición del 15%, basada en los precios de cierre de las acciones del viernes, y terminan con algo más de la mitad de la empresa combinada. Sin embargo, tendrán que aceptar el papel inflado de Takeaway.com. La compañía holandesa cotiza alrededor de 13 veces los ingresos esperados para este año, mientras que el acuerdo valora Just Eat en menos de cinco veces.

Eso supone que los dos lados se las arreglan para repartirse el pan. Las acciones de Just Eat se dispararon casi un 30%, a 9,16 euros, el lunes por la mañana, muy por encima de los 8,54 que implica la oferta de Takeway.com. Eso sugiere que otro pujador podría entrar. Por ahora, los inversores de Just Eat se están relamiendo.

Fuente: Cinco Días