El banco estadounidense JP Morgan se ha convertido en el segundo accionista de la petrolera Repsol tras elevar su participación en la empresa española al 6,8% según ha comunicado hoy a la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

De acuerdo con el documento remitido al regulador JP Morgan ha optado por elevar su participación previa en la compañía, fijada en un 2,1 % a través de derivados financieros y contratos de swaps con vencimientos dependiendo de los tres contratos firmados entre 2020 y 2024. En total la entidad financiera controla 9.16 millones de acciones.

La entidad no detalla en que fecha y a que precio por acción ha realizado los contratos que le otorgan el control de ese 4,7% adicional que ha adquirido, si bien la última data del 13 demarzo,lo que deja abierta la duda de si el banco ha aprovechado estos días de derrumbe de las acciones de la petrolera para reforzar su posición significativamente. Precisamente entre las medidas aprobadas el martes por el Gobierno, una de las de mayor relevancia fue el cambio de la normativa de inversiones extranjeras.

Según la nueva legislación en vigor desde el miércoles el Gobierno tiene derecho de veto sobre cualquier operación de compra de un inversor no comunitario que eleve su participación en una sociedad cotizada estratégica por encima del 10%.

De acuerdo con los registros de la CNMV el primer accionista de Repsol, sigue siendo Sacyr, que controla un 8,2%. Seguido ahora de JP Morgan con un 6,8%. El tercer accionista es Blackrock con casi un 5% y el cuarto Norges Bank, con un 3,1%.

En Repsol dicen desconocer el objetivo del inversor que lleva en la compañía desde hace varios años, si bien con posiciones inferiores al 3%, que le ha permitido no informar de las mismas.

Fuente: Cinco Días