La largamente esperada consolidación del sector bancario en Italia ha dado un primer paso con el lanzamiento de una opa por parte de Intesa San Paolo sobre el 100% de UBI Banca. La operación está valorada en 4.900 millones de euros, y ha sido declarada hostil por parte de UBI Banca, que ayer mismo presentó su plan estratégico a tres años. Intesa San Paolo espera mejorar un 6% su beneficio por acción y cerrar la oferta este año.

Según la oferta, los inversores de UBI obtendrán 17 nuevas acciones de Intesa por cada 10 acciones de UBI que tienen. Eso valora UBI en unos 4,25 euros por acción. La reacción del mercado ha sido de fuertes alzas para UBI Banca, que sube un 26% hasta los 4,38 euros. La oferta ha contagiado a otro candidato potencial, BPM, que sube más del 6%. Intesa avanza un 1,7%, mientras Mediobanca y Unicredit rondan el 1%.

El director ejecutivo de Intesa, Carlo Messina, ha afirmado que el banco combinado tendrá ahorros de más de 1.100 millones de euros y unos ingresos de 21.000 millones. La actual dirección de la UBI «puede tener importantes perspectivas en el grupo que nacerá de esta operación».

Intesa dijo que su oferta de UBI implicaría la eliminación de 400 a 500 sucursales en una red que comparte con BPER Banca, además de recortes de personal para «abordar de forma preventiva problemas de competencia».

UBI anunció el lunes un plan que implica la eliminación de 2.030 posiciones y el cierre de 175 sucursales hasta el 2022. El director general, Victor Massiah, admitió que podría considerar oportunidades de fusión, pues espera una amplia consolidación de la industria.

Las fusiones son la gran asignatura pendiente del sector bancario europeo, donde los movimientos de concentración desde la llegada de la crisis se han limitado a la absorción de entidades con problemas. El sector está ahora más presionado por los tipos de interés en el cero o por debajo, las exigencias regulatorias y el cambio tecnológico, por lo que los analistas esperan que la consolidación se acelere.

Fuente: Cinco Días