Iberdrola ha llegado a un acuerdo con Green Investment Group (GIG), del grupo australiano Macquarie, para venderle el 40% del parque East Anglia One (EAO), ubicado en el mar del Norte. Cuando este parque entre en operación, en el año 2020, el grupo español habrá ingresado 1.600 millones de libras (1.702 millones de euros), lo que implica valorar el 100% de esta instalación renovable en 4.100 millones de libras (4.361 millones de euros). Iberdrola, que mantendrá el control en EAO, destinará los recursos obtenidos en esta operación a financiar nuevos proyectos eólicos marinos en el Reino Unido.

MÁS INFORMACIÓN

Iberdrola se ha fijado como objetivo contar en el Reino Unido con 30.000 megavatios (MW) offshoreinstalados en 2030. Para alcanzar esa meta, deberá poner en marcha una media de 2.000 nuevos MW anuales hasta esa fecha.

La compañía que preside Ignacio Sánchez Galán cuenta con importantes desarrollos en cartera, como East Anglia Three. Se trata de una macroinstalación marina de hasta 1.400 megavatios de capacidad que generará energía limpia para 890.000 británicos. Tomando como referencia las cifras de inversión de East Anglia One, la puesta en marcha de East Anglia Three podría requerir un desembolso por parte de Iberdrola de alrededor de 3.000 millones de libras (unos 3.200 millones de euros).

Instalación de las cimentaciones en el parque eólico de East Anglia One.Instalación de las cimentaciones en el parque eólico de East Anglia One.

Los recursos obtenidos por la compañía tras el acuerdo con GIG podrían resultar clave en el desarrollo de esta gran instalación y seguir apostando por este tipo de tecnología en la que se quiere consolidar como líder mundial. El fondo australiano Macquarie, que controla GIG, compró Viesgo en 2014 y, tras vender la mayor parte de sus activos a Repsol, mantiene una presencia de 1.400 MW en España.

East Anglia Three se encuentra actualmente pendiente de la subasta que fijará su retribución y, en caso de obtener las condiciones adecuadas, Iberdrola podría comenzar su construcción en 2020.

East Anglia One es uno de los grandes proyectos emblemáticos de Iberdrola. Cuando entre en operación en 2020, será el mayor parque eólico del mundo y contará con una capacidad instalada de 714 MW, con la que abastecerá de energía limpia a 600.000 hogares británicos, y habrá requerido una inversión total de 2.500 millones de libras (2.650 millones de euros). Ubicado en el mar del Norte, a 43 kilómetros de la costa de Suffolk (Reino Unido), se trata del mayor proyecto renovable desarrollado por una empresa española.

Tras 10 años de trabajo y desarrollo, el pasado 22 de junio se instaló la primera turbina de este proyecto. Se trata del primero de 102 aerogeneradores Siemens Gamesa de 7 MW, cuyos componentes —palas de fibra de vidrio de 75 metros, secciones de torre y góndolas (la cabeza de la turbina)— se están preensamblando en Peel Ports Great Yarmouth, en línea con el compromiso de ScottishPower Renewables de favorecer la industria local. Estos elementos se han podido ver todo este tiempo a lo largo de la costa de Great Yarmouth, ya que las torres de 90 metros se han construido en el muelle.

Iberdrola invertirá en su negocio renovable 13.300 millones de euros en el periodo 2018-2022. Dentro de esta área, el desarrollo de nueva capacidad eólica marina será uno de los pilares de crecimiento del grupo para los próximos años, fundamentalmente en torno a tres ejes: el mar del Norte, el mar Báltico y Estados Unidos. Durante los próximos años, Iberdrola redoblará su apuesta por la generación limpia en el mar, gracias al desarrollo de una cartera de proyectos superior a los 10.000 MW, tanto en Europa como en EE UU.

Nuevos proyectos

Actualmente, Iberdrola ya tiene en operación dos instalaciones: West of Duddon Sands, puesto en marcha en 2014 en el mar del Norte; y Wikinger, en aguas alemanas del mar Báltico y en funcionamiento desde diciembre de 2017.

En EE UU, la compañía ya está promoviendo el mayor parque eólico marino a gran escala del país, Vineyard Wind, frente a las costas del Estado de Massachusetts, cuyos 800 MW de potencia serán capaces de atender las necesidades energéticas de un millón de hogares. En Alemania, la empresa se adjudicó el pasado mes de abril dos nuevas instalaciones en aguas del Báltico con una potencia total de 486 MW: Baltic Eagle y Wikinger Süd.

A estos nuevos parques se sumará Saint-Brieuc, en aguas francesas, cuya entrada en operación se prevé para 2022. Tendrá una potencia de 496 MW y estará ubicado frente a la costa de la Bretaña francesa, 20 kilómetros mar adentro. A finales de 2022, la compañía habrá instalado ya 2.000 MW eólicos marinos, a los que se añadirán otros 1.000 más allá de ese año.

Fuente: El País