Después de tres años consecutivos en los que las empresas del Ibex se habían esforzado por reducir el nivel de apalancamiento, en el ejercicio de 2019 las 35 compañías aumentaron en conjunto su volumen de deuda hasta los 160.223 millones, lo que supone un 2,6% más, según un análisis realizado por Cinco Días de los datos comunicados por las empresas a la CNMV. Este alza se debe, principalmente, a las compras e inversiones acometidas por varias empresas a lo largo del año y a la aplicación de la normativa contable de arrendamientos NIIF 16.

El año 2019 ha sido el primer ejercicio con la citada NIIF 16, relativa a la contabilización de los alquileres, en vigor y algunas empresas en sus informes de resultados anuales incluyen magnitudes comparables pero otras no, por lo que las comparaciones no son siempre del todo homogéneas.

Las tres empresas que más aumentaron su endeudamiento, por volumen, fueron Iberdrola (+3.570 millones de euros), Red Eléctrica (+1.343 millones) y el holding de aerolíneas IAG (+1.141 millones).

En el caso de la eléctrica presidida por Ignacio Sánchez Galán, la deuda neta ajustada al cierre de 2019 ascendía a 37.769 millones, lo que supone un 10,4% más. El aumento se debió sobre todo a la implementación de la NIIF 16, que ha supuesto 1.652 millones más, y al esfuerzo inversor (el plan estratégico 2018-2022 contempla inversiones por 34.000 millones de euros).

Por su parte, Red Eléctrica disparó su deuda que aumenta un 28,7%, hasta 6.025 millones. Según detalla la firma este incremento fue consecuencia de las fuertes inversiones derivadas de la compra de Hispasat. De hecho, las inversiones totales de la empresa energética durante 2019 ascendieron a 1.870,4 millones de euros, lo que supone triplicar lo invertido en el ejercicio anterior. De ese importe, 1.215,2 millones de euros se han destinado al negocio de telecomunicaciones, (incluyendo en esta cifra el desembolso por Hispasat). Además, otros 396,4 millones de euros se destinaron al desarrollo de la red de transporte nacional y 225,5 millones de euros al desarrollo del negocio de transporte de electricidad internacional, con especial peso de la adquisición de Cajamarca por 178 millones.

Del mismo modo, IAG aumentó la deuda neta un 17,7%, por lo que asciende a 7.571 millones, incluyendo arrendamientos. Según detalla el holding de aerolíneas, su posición de deuda neta aumentó 1.100 millones debido, “principalmente, al aumento de la inversión en inmovilizado a medida que el grupo fue invirtiendo en una nueva flota más eficiente en el consumo de combustible”.

Una combinación de compras, inversiones y mejoras de la estructura de capital (recompra de acciones y de convertibles) están entre los factores que han contribuido también a elevar la deuda como Acciona, Cellnex, Endesa, MásMóvil y Repsol en unos momentos en que los tipos de interés están en mínimos históricos y financiarse con deuda es más barato que nunca.

Posiciones de caja

Del lado contrario, las empresas que más rebajaron su pasivo fueron Telefónica, que lo hizo en 3.330 millones de euros (lo que supone un 8,1%) hasta 37.744 millones, y ArcelorMittal, que recortó su endeudamiento en 1.161 millones (un 12,3%).En el caso de la empresa de telecomunicaciones, no obstante, si se tiene en cuenta el impacto de la normativa de arrendamientos que obliga a contabilizar los compromisos por alquileres, la deuda ascendería a 45.123 millones de euros. Telefónica ha hecho un gran esuerzo en los últimos años por reducir su apalancamiento, pero sigue siendo la empresa con mayor deuda de la Bolsa.

Tras Telefónica, las empresas con mayor deuda del Ibex son Iberdrola (37.769 millones) y Naturgy (15.268 millones), en ambos casos incluyendo el pasivo por alquileres.

Por otra parte, tan solo dos empresas de las 35 que componen el selectivo español finalizaron el ejercicio con una posición neta positiva de caja: Inditex y Siemens Gamesa. Destaca el grupo textil (que tiene un ejercicio fiscal diferente que concluye el 31 de enero). El grupo presidido por Pablo Isla, según los últimos datos disponibles, contaba con 7.734 millones de euros en tesorería, la mayor cifra alcanzada por la empresa.

La otra compañía del Ibex que cerró el ejercicio con una posición de caja neta positiva fue Siemens Gamesa, con 863 millones.

 

Fuente: El País