IAG limita al 47,5% el capital extracomunitario para salvar sus derechos de vuelo

/, Actualidad Económica, EL PAÍS/IAG limita al 47,5% el capital extracomunitario para salvar sus derechos de vuelo

El consejo de administración de IAG, el grupo al que pertenece Iberia, ha decidido establecer en el 47,5% el máximo permitido del capital en manos de accionistas que no procedan de la Unión Europea, con el fin de salvaguardar sus derechos de vuelo, sobre todo, de sus filiales españolas, Iberia y Vueling, informó aerolínea en un hecho relevante a la CNMV.

MÁS INFORMACIÓN

No obstante, aunque la medida se pueda interpretar como un priemra paso de IAG para adaptarse a las condiciones del Brexit que obligan a tener a las aerolíneas una mayoría del capital comunitario, no se trata de ningún modo un blindaje eficaz frente a la salida del Reino Unido de la UE, ya que deja expresamente fuera de la consideración de accionista de la UE a los ciudadanos británicos.

“Las personas británicas no son ni serán tratadas como personas No EU y que, en consecuencia, no están ni estarán sujetas a las restricciones a la adquisición de acciones mencionadas en este anuncio, salvo que IAG notifique a los accionistas otra cosa. IAG no tiene planes de emitir dicha notificación”, indica el grupo británico.

Reparto del capital

La Comisión Europea no ha aceptado hasta ahora los argumentos planteados por España y por Iberia. El organismo se remite al reglamento comunitario que exige que más del 50% de la propiedad de la compañía, así como su control efectivo recaigan en los Estados miembros o en sus nacionales”.

Tras su fusión con British Airiways, Iberia pasó a ser propiedad de una sociedad denominada Ib Opco, cuya propiedad corresponde al 100% al grupo británico IAG. La aerolínea, por tanto, no cumpliría el criterio de propiedad requerido por Bruselas.Iberia ha alegado, sin embargo, que los derechos políticos de Ib Opco se repartieron entre un 49,9% de IAG y un 50,01% de una empresa española denominada Garanair, propiedad al 100% de El Corte Inglés

Fuente: El País

2019-02-11T18:23:23+00:00