Heineken, el segundo mayor grupo cervecero del mundo por volumen de ingresos, redujo su volumen de ventas en España en 2019, según la información financiera publicada ayer, que cifró en 28.521 millones de euros su facturación a nivel global, un 6,4 % más que en en el año anterior. El beneficio neto fue de 2.166 millones, un 13% más.

Heineken no detalló los datos por países, aunque en el casó español sí dejó algunas referencias en su presentación de resultados. “En España el volumen declinó ligeramente, con un crecimiento comercial neutralizado por una exclusión parcial de un gran distribuidor”, explicó la compañía, sin revelar el nombre de ese gran operador del sector. Este está dominado con un 26% de cuota de mercado por Mercadona, el triple que su inmediato perseguidor, Carrefour.

Desde Heineken España reconocen “desreferenciaciones” en la compañía presidida por Juan Roig a comienzo del año. Una situación que, explican, se fue recuperando durante el segundo semestre “acabando con una tendencia creciente” en la recta final del año. En los últimos tiempos, Mercadona ha apostado por incrementar la oferta de cerveza, apostando por referencias exclusivas e impulsando categorías con una demanda en el mercado al alza, como es el caso de las artesanales.

Pero la empresa, aunque en su informe global solo habla de un “gran distribuidor”, reseña que los mayores impactos proceden de Dia, argumentando una “estrategia de disminución de surtido” que desde agosto impactó “muy negativamente” en las ventas, “con caídas de doble dígito”. Una situación que también atribuyen al cierre de tiendas y de franquiciados. La cuota de Dia era del 6% al cerrar 2019.

Fuente: Cinco Días