Garamendi se compromente a incrementar la presencia de mujeres en CEOE

/, Actualidad Económica, EL PAÍS/Garamendi se compromente a incrementar la presencia de mujeres en CEOE

Una de las grandes asignaturas pendientes de la patronal CEOE es la participación de mujeres en su dirección. Y esa es una de las primeras tareas que se ha propuesto afrontar Antonio Garamendi en la organización, según se ha comprometido en su primer discurso como presidente de CEOE, organización que le ha aclamado hoy como sucedor de Juan Rosell.

En esas palabras, Garamendi no ha hablado de fijar cuotas en la organización que aumenten la presencia femenina. No ha llegado a ese punto, lo que hubiera sido un cambio revolucionario en la patronal. No obstante, sí que se ha comprometido a elevar la presencia femenina en la dirección de la patronal por una doble vía. Primero, propondrá incrementar el número de vicepresidencias que tiene ahora CEOE, cinco, para “equilibrar” el número de hombres y mujeres. No ha sido más explícito.

También ha anunciado que pretende “utilizar” los estatutos de la organización para elevar la presencia de mujeres en el comité de dirección, un órgano compuesto por 40 personas. Su intención, ha dicho, es usar la prerrogativa que le conceden los estatutos al presidente de nombrar directamente a cinco personas, que según ha dicho serán mujeres.

Habrá que esperar hasta las primera reunión de la junta directiva, el 19 de diciembre, para ver si se van confirmando estos anuncios. No obstante, este miércoles ha nombradp a José Alberto González-Ruiz como secretario general de CEOE en sustitución de Ana Plaza, que ha ocupado el cargo en los últimos años de Juan Rosell y ha decidido dejar el cargo. Es cierto, que ambos son personas de confianza de cada uno y que este es el puesto de la mano derecha del presidente de la organización. De hecho, González-Ruiz ha sido secretario general de Cepyme hasta ahora, organizacón que Garamendi ha presidido hasta ahora.

El discurso del nuevo presidente de CEOE ha dedicado a este punto mucho más espacio que en ocasiones anteriores. Pero no ha comenzado por ahí. Las primeras palabras de Garamendi sobre sus planes de futuro han sido para marcar una clara distancia con su sucesor. Ha explicado que iba a estructurar su mandato en base a cinco “Es”. “La primera E, sin complejos es la palabra España. España plural”, ha empezado, destacando que por primera vez y a petición suya en la asamblea de la organización estaban las banderas de España y las 17 banderas autonómicas.

Una de las críticas interas que más ha recibido Rosell durante estos cuatro años, sobre todo desde quienes más cerca están de Garamendi, ha sido por tener, según ellos, una posición tibia ante el conflicto catalán. El último capítulo en este tema llegó en octubre con la visita del ya expresidente a la cárcel de Lledoners al líder de ERC, Oriol Junqueras, lo que despertó críticas muy duras contra Rosell en la organización, anónimas, como suele ser habitual.

A partir de ahí, ante un auditorio en el que estaba la vicepresidenta Carmen Calvo y su predecesora Soraya Sáenz de Santamaría, los líderes de los sindicatos, Unai Sordo (CC OO) y Pepe Álvarez (UGT), el presidente del PP, Pablo Casado, y el secretario general, Teodoro García, y la secretaria de Estado de Empleo, Yolanda Valdeolivas, ha lanzado una loa a la corona y ha proclamado su “lealtad” a ella.

Garamendi ha criticado la subida del salario mínimo del Gobierno, al que ha pedido que no “orille” a los empresarios en sus decisiones. Esta crítica no ha llegado por tanto por el incremento sino por ser unitaleral.

Fuente: El País

2018-11-21T19:10:32+00:00