El ministro de Fomento, José Luis Ábalos, ha asegurado este martes que el Gobierno pondrá en marcha una serie de medidas para mejorar el sistema de mantenimiento y conservación de puentes y pontones. En un foro organizado por el periódico elEconomista, el ministro ha garantizado que su departamento está paliando la falta de inversión sufrida en los años anteriores y que ha convertido la inversión en mantenimiento y conservación en una prioridad. El anuncio llega después de que EL PAÍS publicara que la red de carreteras del Estado tiene 66 estructuras con graves deterioros o patologías que necesitan o han necesitado una actuación urgente para repararlas.

MÁS INFORMACIÓN

Ábalos ha explicado que en el marco de esta estrategia dirigida a mejorar el sistema de mantenimiento se llevó a cabo una auditoría sobre la situación de los 23.000 puentes que forman parte de la red de carreteras del Estado, con el objetivo de detectar desperfectos y arreglarlos. EL PAÍS pidió acceso a la base de datos del Ministerio de Fomento que gestiona esta información, pero le fue denegado. Gracias a la Ley de Transparencia, este diario pudo saber que estas 23.000 obras de paso —entre ellas puentes y pontones, pasos y pasarelas peatonales y estructuras de grandes dimensiones, como viaductos— fueron inspeccionadas al menos una vez en los últimos cinco años y que el 0,29% de ellas están en mal estado —19 de ellas ya han sido reparadas—.

«Antes de fin de año presentaremos un informe integral sobre la seguridad del transporte», ha remarcado Ábalos este martes, quien ha añadido que «en ningún caso está comprometida la seguridad o la estabilidad» de las infraestructuras: «Quiero aprovechar este foro para dar tranquilidad y no contribuir al alarmismo». Al mismo tiempo, el titular de Fomento ha enumerado una serie de intervenciones que el departamento que preside pondrá en marcha en este sentido, entre ellas la redacción de un informe anual sobre la evolución del estado de puentes y pontones y la centralización de todo el sistema de monitorización estructural instalado en los puentes.

Ábalos también ha asegurado que se empezarán a emplear drones para mejorar la vigilancia de las infraestructura y que se acortará la periodicidad de las inspecciones, tal y como el secretario general de Infraestructuras, Javier Izquierdo, avanzó a este diario. Asimismo, el titular de Fomento ha añadido que se llevará a cabo una modificación de los contratos de inspección de puentes y pontones con el objetivo de aumentar el presupuesto anual en un 20%, de los 4,1 millones de euros a los 5,3 millones y que habrá una sistematización de las inspecciones especiales, que no se realizan de forma periódica sino tras detectar daños en una inspección principal o después de situaciones extraordinaria como puede ser un accidente o una calamidad natural. 

El Gobierno anterior no destinó ni siquiera un euro en a proyectos de reparación entre 2009 y 2014, lo que causó un aumento de las actuaciones de emergencia. «Lo importante es que todas las estructuras merecedoras de reparaciones están identificadas, y que todas ellas están priorizadas para su actuación», ha insistido el titular de Fomento, quien ha recordado que ya ha habido un trabajo previo de análisis. «Lo más importante en este caso es tener un diagnóstico», ha concluido. 

Fuente: El País