Adif Alta Velocidad ha comunicado este viernes la adjudicación de tres nuevos tramos del corredor mediterráneo, que han quedado en manos de Sacyr, FCC, Sando y Aldesa. Desde el Ministerio de Fomento han señalado que estas tres obras suman un total de 311 millones de euros. Así, quedan ya adjudicados todos los tramos que discurren íntegramente por Almería.

La constructora Sacyr ha sido la que se ha quedado con la porción más grande del pastel de esta nueva adjudicación, con la plataforma del tramo Los Arejos-Níjar, con 17,8 kilómetros de longitud, por 118,5 millones.

FCC, por su parte, se ha quedado con el tramo Níjar-Río Andarax, que mide 25,5 kilómetros, por un importe de 106,6 millones. Por último, la Unión Temporal de Empresas, formada por Sando y Aldesa, se han quedado con el tramo Nonduermas-Sangonera, que se extiende más de 8,8 kilómetros entre los municipios de Murcia y Alcantarilla, por un valor de 86,5 millones.

Estas nuevas adjudicaciones se suman a las de los tramos Pulpí-Vera y Río Andarax-El Puche, que se quedaron Acciona y Ferrovial en enero de este año, por un importe de 153,9 millones. Desde Fomento indicaron que todavía está pendiente de licitación el contrato de construcción de la plataforma del tramo Lorca-Pulpí, de 31,3 kilómetros, que discurre entre Lorca y Puerto Lumbreras, ambas localidades en Murcia, y Pulpí, en Almería; y el tramo Totana-Totana (Murcia), “en el que actualmente se están analizando las posibles soluciones de integración del ferrocarril”.

Actualmente, además del tramo Nonduermas-Sangonera, con el que se han quedado Sando y Aldesa, en Murcia se encuentran licitadas las obras de Sangonera-Totana, por un valor de 177,2 millones y de Totana-Lorca, por 81,7 millones.

Este anuncio de Adif, llega dos días después de que la CNMC (Comisión Nacional del Mercado y la Competencia) sancionase con 118 millones a 15 compañías por repartirse los concursos públicos convocados por Adif relacionados con infraestructuras ferroviarias. Entre las compañías multadas están Elecnor, Alstom, Siemens, Indra, Isolux Ingeniería, cuatro filiales de ACS (Cobra, CYMI, SEMI y Electrén), una filial de OHL (EYM Instalaciones), otra de Sacyr (Neopul) y una de Abengoa (Inabensa Instalaciones).

El beneficio de explotación de Adif aumenta un 26%

Adif Alta Velocidad también ha informado este viernes de sus resultados de 2018, en el que sus beneficios de explotación alcanzaron los 49,1 millones, un 26% más que el ejercicio precedente. El importe neto de la cifra de negocio fue de 572,1 millones, un 3,6% más. De esta cantidad, la mayor parte se corresponde al canon por utilización de las líneas de la red de interés general, que alcanzó los 473,2 millones (un 4% más que en 2017).

Por su parte, el ebitda de la empresa (los beneficios antes de los intereses, impuestos y depreciaciones) fue de 297,9 millones, un 4% más. Por otro lado, la deuda de la compañía alcanzó los 15.458 millones, aumentado así un 2,5% respecto al ejercicio precedente. Desde Fomento han remarcado que este incremento fue inferior al autorizado en los Presupuestos Generales del Estado.

Fuente: Cinco Días