Facebook obligará a registrarse a los partidos políticos y a los candidatos que se presenten a las elecciones generales del 28 de abril y que quieran utilizar la red social como plataforma para publicitarse. Si no lo hacen, sus anuncios serán bloqueados a mediados de abril. Así lo ha explicado hoy la compañía, que aclaró que, aunque la medida está pensada para las elecciones europeas, también se aplicará a las de España.

“Los partidos políticos y los candidatos que hagan campaña deberán completar las autorizaciones de publicidad y colocar avisos de exención de responsabilidad en sus anuncios. Los requisitos se levantarán una semana después de las elecciones nacionales”, señaló la compañía en una nota. El objetivo de la medida busca elevar la transparencia de los anuncios políticos y “evitar abusos e interferencias extranjeras”.

Richard Allan, vicepresidente de Soluciones de Política global de Facebook, detalló este viernes en su blog que su compañía, muy criticada tras el escándalo de Cambridge Analytica y su polémico papel en la victoria de Donald Trump en las elecciones de EE UU, ha presentado nuevas herramientas dirigidas a proteger la integridad de las elecciones. La red social pedirá a los partidos políticos que presenten una serie de documentos y una verificación técnica de su identidad y ubicación.

“Utilizaremos una combinación de sistemas automatizados e informes de los usuarios para hacer cumplir esta norma”, dijo. Además, añadió que, para aumentar la transparencia, todos los anuncios relacionados con política y otros temas sensibles en Facebook e Instagram en la UE tendrán que estar etiquetados claramente, incluyendo un aviso de “pagado por” sobre el anunciante en la parte superior del anuncio. “Esto significa”, apuntó Allan, “que podrás ver el presupuesto de campaña asociado a un determinado anuncio y cuánta gente lo ha visto, así como su edad, ubicación y sexo”.

El directivo también informó de una nueva herramienta llamada “biblioteca de anuncios”, que permitirá que cualquiera pueda ver todos los anuncios clasificados como políticos o de temas políticos. “Los mantendremos ahí durante siete años”.

Allan reconoce que algunas personas pueden intentar esquivar cualquier sistema de control, «pero estamos convencidos» de que estas medidas serán «una barrera real para alguien que piense utilizar nuestros anuncios para interferir en unas elecciones». El directivo también añade que quieren asegurarse de que recogen la amplia variedad de anuncios que buscan influir en el resultado de unas elecciones. «Esto incluye no solo anuncios que pidan el voto para un partido o candidato concreto, sino anuncios sobre asuntos altamente politizados como la inmigración, aunque no apoyen explícitamente a un candidato o partido». 

Fuente: Cinco Días