La separación entre el fundador de Amazon, Jeff Bezos, y Mackenzie se sitúa en el primer lugar de la lista de los divorcios más caros de la historia. La exmujer del empresario se quedará con un 4% de la compañía, valorado en 35.000 millones de dólares (31.200 millones de euros). 

En segundo lugar, muy por debajo, se sitúa el de Alec Wildenstein y Jocelyn Wildenstein. Tras dos décadas de matrimonio, Jocelyn se sometió a una de las muchas cirugías estéticas que se ha practicado y el resultado no gustó a su marido. Sin embargo, la decisión le salió cara al marchante de arte y empresario francés, que tuvo que pagar 2.500 millones de dólares a su exmujer, una cifra a la que tuvo que sumar otros 100 millones anuales durante los 13 años siguientes. 

Le sigue la separación del magnate Rupert Murdoch y la periodista Maria Torv. Tras 31 años de matrimonio, decidieron separarse de mutuo acuerdo en 1998 y Torv recibió alrededor de 1.700 millones de dólares. 

Diez años después, se produjo el que hoy es el cuarto divorcio más caro de la historia. En este caso, fue el presidente de Fórmula Uno, Bernie Ecclestone, el que recibió del fondo de inversión de su exmujer, Slavica Radić, 1.200 millones de dólares. 

Más información

El top 5 lo cierran Steve y Elaine Wynn. Aunque se casaron en dos ocasiones, ninguna de las dos funcionó y tras la segunda ruptura, el magnate de los casinos abonó a Elaine alrededor de 1.000 millones de dólares. 

Justo por debajo de la barrera de los 1.000 millones de dólares, se sitúa la larga batalla judicial que enfrentó al magnate petrolero Harold Hamm con su segunda mujer, Ann Arnall. Iniciaron los trámites en 2012, pero no fue hasta 2015 cuando el multimillonario estadounidense se vio obligado a desembolsar 975 millones de dólares a su exesposa.

En séptima posición se encuentra el que durante décadas fue el divorcio más caro de la historia, que data de los años 70. Fue el del controvertido multimillonario saudí Adnan Khashoggi, que en 1961 se casó con una ama de casa británica de 20 años, Sandra Daly, que se convirtió al Islam y adoptó el nombre de Soraya. El amor duró 13 años, durante los cuales la pareja adquirió 17 casas, tres aviones y tres yates, según informa la revista Time. En 1974, Khashoggi, acusado de traficante de armas, pagó a su exmujer 874 millones de dólares, una cifra que ajustada a la inflación actual superaría los 2.000 millones.

Las batallas judiciales, en ocasiones, suponen importantes rebajas en los divorcios. Este fue el caso del multimillonario ruso Dmitry Rybolovlev, presidente del club de fútbol As Monco. Su entonces mujer, Elena Rybolovlev, le solicitaba más de 4.500 millones de dólares, aduciendo sus “constantes infidelidades”. El oligarca ruso finalmente solo tuvo que pagar 604 millones.

Ligeramente por debajo de los 500 millones dólares se sitúa el divorcio de uno de los pioneros en la industria de los móviles, Craig McCaw, y la empresaria y dueña del periódico Santa Barbara News-Press (uno de los diario más antiguos de California), Wendy McCaw. La separación fue amistosa, pero Craig pagó 470 millones de dólares a su exesposa, con la que había convivido 23 años. 

El décimo y último divorcio de esta lista llega desde Hollywood. Mel Gibson pagó 425 millones a Robyn Moore en 2006, en el que es actualmente el divorcio más caro de la meca del cine.

Fuente: Cinco Días