En septiembre viajaron a España 8,9 millones de turistas extranjeros, lo que supone un 0,2% menos que en el mismo mes del año anterior, según ha publicado este lunes el INE. El número de visitantes se reduce así por tercer mes consecutivo, cerrando una temporada alta veraniega de descensos respecto a las cifras del año pasado. La competencia de otros destinos mediterráneos, como Turquía, Grecia, Túnez o Egipto, ya se notó el verano pasado, que cerró sin récord por primera vez en siete años. No obstante, en el acumulado del año el número de turistas sigue al alza, al igual que el gasto, que crece respecto al año pasado pese a que hay menos visitantes.

La inestabilidad de los países del este del Mediterráneo prestó turistas a España durante los últimos años, lo que favoreció el boom turistico español. La recuperación de estos destinos, cuyas cifras de turismo galopan desde hace un par de temporadas, se nota sobre todo en el segmento vacacional de sol y playa, en el que compiten con España con precios muy competitivos. Además, otros factores, como la desaceleración económica (Alemania, segundo mercado español, está técnicamente en recesión) o el Brexit (Reino Unido es el primero) o factores meteorológicos pesan también en la ralentización turística en España.

En verano se nota aún más esa competencia y prueba de ello son los datos de los tres meses de temporada alta. La caída de septiembre en el número de turistas, un 0,2%, hasta 8,9 millones, se suma a las de agosto (-0,5%) y julio (-1,3%) respecto a los mismos meses del verano pasado. En total, visitaron España en los tres meses 28,9 millones de extranjeros, un 0,7% menos que el verano anterior, más de 200.000 turistas menos.

Fuente: El País