El Banco Santander ha decidido recortar el beneficio de la primera mitad del año para financiar el ERE acordado con los sindicatos que supondrá la salida de 3.223 empleados y que tendrá un coste de 600 millones para la entidad. Con esta carga, y otras adicionales para el Reino Unido de 106 millones, el grupo que preside Ana Botín ha registrado un beneficio neto de 3.231 millones de euros entre enero y junio, un 14% menos que un año antes.

Estos cargos por reestructuración estaban previstos como parte de los planes del banco para reducir su base de costes anuales en Europa en un 10% (1.000 millones de euros), como anunció la entidad en su día del inversor el 3 de abril pasado. El banco celebra hoy una junta de accionistas en Santander en la que está previsto que apruebe la recompra de hasta el 25% de su filial de México que no está bajo su control.

Excluidos los cargos citados, el beneficio ordinario del semestre fue de 4.045 millones de euros, un 0,2% menos con respecto al mismo trimestre del año anterior, aunque es un 2% más en euros constantes (es decir, excluido el impacto de los tipos de cambio). No obstante, el banco afirma el resultado obtenido solo en el segundo trimestre de 2019, 2.097 millones, un 5% más, es «el mayor beneficio ordinario trimestral desde 2011, impulsado por el fuerte crecimiento del crédito en Latinoamérica, una mejora continua de la rentabilidad en Norteamérica, así como la reducción de los costes en Europa».

Brasil continúa como el principal país con el 29% del beneficio, seguido de España (13%), Santander Consumer Finance (13%), con un ligero recorte del resultado, Reino Unido (11%) tras ganar un 13% menos hasta junio, y Estados Unidos (9%), con una mejoría del 30% en las ganancias. Solo en Brasil, el resultado consolidado asciende a 1.673 millones, un alza del 12,7%, y en España el Santander gana un 5% más, hasta los 694 millones.

Además del cargo de costes en España, también han destinado 172 millones en el Reino Unido «para la optimización y reestructuración relacionada con un plan para eventuales reclamaciones del seguro de protección de pagos», dice la entidad. El grupo ha sufrido minusvalías de 180 millones por la venta de una cartera de activos inmobiliarios en el primer semestre, que se han compensado, en parte, con las plusvalías logradas con la venta del 51% de una empresa de medios de pago en Argentina.

Ana Botín, presidenta de Banco Santander, dijo: “El banco ha obtenido su mejor beneficio ordinario trimestral de los últimos ocho años, lo que refleja el progreso de nuestra transformación comercial y digital.

Márgenes de la cuenta al alza

Todos los márgenes de la cuenta de resultados presentan subidas. El margen de intereses creció el 4% en el primer semestre (+6% en euros constantes), mientras que el crédito y los recursos de clientes aumentaron un 4% y 6%, respectivamente, en euros constantes. El banco aumentó en un millón el número de clientes en el trimestre, y ya atiende a 142 millones. El número de clientes vinculados, aquellos que usan Santander como banco principal, aumentó un 10% en los últimos doce meses, hasta 20,6 millones.

Los negocios en Europa aportan el 45% del beneficio ordinario del grupo, mientras que Sudamérica contribuye con el 38% y Norteamérica, el 17%. Brasil continúa como el principal país con el 29% del beneficio, seguido de España (13%), Santander Consumer Finance (13%), Reino Unido (11%) y Estados Unidos (9%).

La tasa de mora se redujo en 11 puntos básicos, hasta el 3,51%, y las dotaciones por insolvencias se mantuvieron estables en 4.313 millones. El coste del crédito, es decir, lo que el banco provisiona cuando concede un crédito, también se mantuvo estable, en un 0,98%.

La entidad continuó generando capital orgánicamente, 11 puntos básicos adicionales en el trimestre, lo que situó la ratio de capital CET1 en el 11,30% a final de junio de 2019, en línea con su objetivo a medio plazo del 11-12%. Santander tuvo un retorno sobre el capital tangible (RoTE) ordinario del 11,7% y un RoTE contable del 10,5%. Los recursos propios tangibles (TNAV) por acción, una medida clave de valor para los accionistas, ha aumentado un 5% en los últimos doce meses, hasta 4,30 euros por acción.

El banco cerró el semestre con 201.804 empleados, casi 1.000 más que un año antes. El número de accionistas se ha reducido un 2,4%, hasta 4.054.208.

Fuente: El País