El número de ultrarricos en España casi se triplica en una década

/, Actualidad Económica, EL PAÍS/El número de ultrarricos en España casi se triplica en una década

El número de ultrarricos en España, es decir, las personas que declaran patrimonios superiores a los 30 millones de euros, casi se triplicó entre los años 2006 y 2016, según la última estadística del impuesto sobre el patrimonio. Así, la cifra de ultramillonarios alcanzó los 579 en 2016, lo que supone un 5,4% más interanual al sumarse a este grupo 30 contribuyentes con ese nivel de riqueza respecto a los 549 que había el ejercicio anterior. Estas casi 580 grandes fortunas son cerca del triple de las que había en 2006, cuando solo 200 contribuyentes declaraban bienes superiores a esta cifra.

Desde el inicio de la recuperación económica en España, el número de ricos con patrimonios declarados superiores a más de 30 millones no ha hecho más que aumentar: 352 en 2011, 443 en 2012, 471 de 2013, 508 de 2014 y 549 de 2015.

La estadística muestra que el número de contribuyentes del impuesto de patrimonio alcanzó los 197.768 en 2015 frente a los 188.680 de un año antes, por lo que más de 9.000 declarantes nuevos se sumaron a la declaración de este impuesto coincidiendo con la mejor evolución económica registrada ese año y tres años después de la amnistía fiscal aprobada por Hacienda para regularizar bienes y capitales en el extranjero.

La mayor parte (68,5%) de los contribuyentes de este tributo declara propiedades y bienes por importe de entre 300.000 euros y 1,5 millones de euros, y en comparación con 2015, estos declarantes han crecido un 6,5%. El segundo grupo más numeroso es el de los contribuyentes que reconoce entre 1,5 y 6 millones de euros, que alcanzaron en 2016 los 51.077, algo por encima de los 50.738 del año anterior.

MÁS INFORMACIÓN

A continuación figuran los declarantes con importes de entre seis y 30 millones de euros, hasta los 6.053, un 2% más respecto a los 5.931 del ejercicio precedente. A su vez, un total de 579 contribuyentes cotiza patrimonios de más de 30,05 millones de euros, 30 más que un año antes.

De hecho, estos cuatro grupos acaparan el 97,6% del total de declarantes, o lo que es lo mismo, la práctica totalidad de los contribuyentes del impuesto de patrimonio declaran bienes de entre 300.000 euros y seis millones de euros.

De Cataluña a Extremadura

En la distribución de los datos por comunidades autónomas, de los 197.768 declarantes del Impuesto de patrimonio, la mayor parte se concentran en Cataluña, con 74.125 y un patrimonio medio declarado de 2,5 millones de euros. En cambio, en Madrid el número de declarantes es muy inferior, con 17.507, pero el patrimonio medio declarado asciende a 9,2 millones de euros.

Por número de contribuyentes, después de Cataluña y por encima de Madrid, aparecen los declarantes de Comunidad Valenciana (22.105 y un patrimonio medio de 2,8 millones de euros) y los de Andalucía (18.253 y 2,48 millones de patrimonio medio). Por su parte, en Extremadura es donde menos españoles declaran por el Impuesto de Patrimonio, hasta un total de 1.188, si bien el patrimonio medio declarado asciende a 1,9 millones de euros.

El impuesto de patrimonio es polémico. Hay muchas voces que aconsejan su supresión porque considera que supone una doble tributación. De hecho, España es de los pocos países europeos que lo mantiene. Además, aunque es un impuesto estatal, está cedido a las comunidades autónomas, que han ejercido sus competencias para legislar y han generado grandes diferencias en la aplicación del tributo entre comunidades, como ejemplifican las cifras del párrafo anterior. Por ejemplo, Cataluña es una de las comunidades donde más gravoso es este impuesto, mientras que en el extremo opuesto figura Madrid, que tiene bonificado el tributo al 99%.

El impuesto se suprimió a partir del 1 de enero de 2008 pero, tras la crisis económica, el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero lo recuperó en 2011, en principio temporalmente hasta 2013. El Ejecutivo de Mariano Rajoy lo siguió manteniendo y lo volvió a prorrogar para 2018.

Están obligados a declarar por este impuesto los contribuyentes cuya cuota del Impuesto sobre el patrimonio, una vez aplicadas las deducciones o bonificaciones que procedieran, resulte a ingresar. También están obligados todos aquellos cuyo valor de bienes y derechos (sin computar a estos efectos las cargas, gravámenes, deudas u otras obligaciones personales) resulte superior a dos millones de euros, aun cuando la cuota resultara negativa. 

Fuente: El País

2018-09-05T07:39:54+00:00