El número de trabajadores en paro desciende en cada una de las 50 provincias españolas, según la estadística laboral difundida ayer por el Ministerio de Empleo. El mercado laboral se recupera con fuerza en toda España pero lo hace con una marcha más en las comunidades más turísticas y en Madrid, polo de atracción económica. El influjo de Madrid se extiende a Castilla-La Mancha, donde el desempleo también retrocede con la misma fuerza con la que crecen las afiliaciones a la Seguridad Social.

En términos relativos, son Teruel, Soria y Melilla donde más desciende el número de trabajadores en paro, más de un 13%. Pero este pódium se explica, en parte, porque son provincias pequeñas y cualquier movimiento se amplifica al calcular las variaciones. Por su parte, en valores absolutos son Madrid, con 34.401 desempleados menos; Barcelona (28.156 parados menos) y Valencia (17.767) donde más baja el número de personas sin trabajo.

Una nota negativa de las cifras de empleo está en Cataluña. Todos los indicadores laborales de esta comunidad se comportaban mejor que la media nacional hasta el pasado octubre, cuando las tensiones independentistas alcanzaron el punto álgido. Desde ese momento, el número de parados ha seguido retrocediendo pero a menor ritmo de lo que venía haciéndolo. El mercado laboral ha perdido el diferencial positivo que mantenía en Cataluña.

MÁS INFORMACIÓN

Un par de datos describen este fenómeno. El paro descendía en Cataluña a un ritmo del 13% anual, dos puntos más que la media nacional. Sin embargo, el dato del cierre de diciembre es prácticamente igual en Cataluña que la media estatal (7,85% menos de desempleados). Lo mismo ocurre con la afiliación. Hasta mitad de año, la creación de empleo en Cataluña avanzaba más rápido que en el resto del país. Pero la afiliación ha terminado el año a la par que la media estatal.

“Cataluña iba en torno a tres puntos por delante del resto de España antes del comienzo de la crisis política y hoy está al nivel de España, al nivel de la economía española. Además, en términos de afiliación registraba cifras un punto por encima y hoy está en línea con la media nacional”, indicó ayer el secretario de Estado de Empleo, Juan Pablo Riesgo.

Baleares y Canarias

Por su parte, el secretario de Estado de Seguridad Social, Tomás Burgos, explicó ayer que la ralentización del mercado laboral en Cataluña se debe a la incertidumbre política por el desafío independentista pero también aludió al componente estacional. En este punto recordó que la sequía está afectando a provincias con mucha actividad agrícola como Jaén, Córdoba y Lleida.

En cualquier caso, el vigor del crecimiento económico insufla fuerzas al mercado laboral. El tirón del sector turístico contribuye a esto. Y las zonas turísticas. En Baleares y las Canarias el aumento de la afiliación ha sido especialmente intensa. Lo mismo ocurre en la Comunidad Valenciana y en las provincias más turísticas de Andalucía, como son Málaga y Cádiz.

Fuente: El País